Venezuela carece de condiciones básicas de vida y trabajo

Venezuela carece de condiciones básicas de vida y trabajo

En su día los trabajadores exigirán condiciones sociales básicas, más que reivindicaciones laborales, puesto que poco sirven los aumentos salariales si la inflación crece aceleradamente. El escenario venezolano, pareciera no brindar las condiciones necesarias, ni siquiera para definir el empleo como decente este 1º de Mayo, Día del Trabajador.

Día tras día se aprecia en medios de comunicación y redes sociales protestas pacíficas y expresiones de malestar de trabajadores de sectores públicos y privados, por las condiciones laborales. Lara no escapa de esta realidad, muy por el contrario lidera la listas.

A propósito de realizar una exposición del escenario venezolano en materia laboral, en especial del contexto larense, se pulsó el comentario no sólo de abogados especializados en el tema e instituciones que analizan la trama social, sino también de representantes nacionales y regionales del movimiento laborista.

Los sectores coinciden en señalar que en Venezuela no se brindan las condiciones, ni las garantías básicas, para el empleo decente y que las recientes medidas gubernamentales, algunas aplicadas vía Decreto de Emergencia Económica, tampoco aportan una solución.

Mariolga Girán, abogada laborista, indicó que medidas como decretar los días miércoles, jueves y viernes no laborales, no son favorables para el país y generan “una rochela”, contrario a lo que requiere Venezuela. Subrayó que las empresas no están en capacidad de costear días feriados, que resultan costosos para las mismas, ya que en algunos contratos colectivos estos se remuneran hasta cinco y seis veces su valor.

“Ahorita lo que necesitamos es trabajar. Pero entre una crisis eléctrica, que tampoco es culpa de la empresa privada, la falta de dólares, falta de materias primas, sumado a un discurso de guerra constante, más la incertidumbre que sopesa toda la población, no se contribuye a la productividad del país”, señaló.

Por su parte, Andrés Colmenárez, vicepresidente de la Asociación Civil Fundación Justicia, Solidaridad y Paz (Funpaz), expresó que actualmente en Venezuela se estaría limitando el derecho al trabajo, ya que se impide, incluso al patrón, generar índices de producción que correspondan a la demanda del país.

Indicó que cuando el Gobierno venezolano legisla instrumentos que le impiden a la empresa privada ejercer su producción natural, de acuerdo con la demanda del mercado, se coarta la libertad al trabajo e incluso de adquisición de bienes y servicios por parte de los ciudadanos.

En tal sentido, dijo apreciar con preocupación que el Ejecutivo nacional siga promulgando leyes y decretos que limitan el ejercicio del trabajo digno.

Servando Carbone, representante de la Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela (Unete) y la Federación Nacional del Sector Público (Fentrasep), calificó el próximo 1º de Mayo como “complejo” y aseguró que por primera vez existe una razón popular, generalizada, para salir a la calle a manifestar “ante un Gobierno que ha aplicado un golpe, al bolsillo y el estómago del venezolano”.

Criticó que a través de leyes y decretos se hayan impuesto “supuestos beneficios a los trabajadores”, que no solventan la actual crisis. Apuntó que garantías de este tipo, deben ser aplicadas a través de convenios sectoriales, no obstante, los contratos marco de la administración pública, aún no han sido activados.

Agregó que más de 600 contratos sectoriales se encuentran paralizados porque los departamentos de planificación gubernamental no le dan curso a los informes Perfectivos y Económicos.

Sentimiento del trabajador

Colmenárez, indicó que en Lara se desarrollaron 35 protestas por razones laborales durante el primer trimestre de 2016, índice que calificó como elevado, si se comparan con ciudades de mayor parque industrial.

En tal sentido, declaró que las protestas en Lara se han potenciado y calificó a los larenses como “protestantes natos”, incluso a pesar de que se les amenace con descuentos en salarios por asistir a las manifestaciones pacíficas.

Opinó que el trabajador siente desesperanza y humillación, al apreciar que con cada aumento de salario mínimo, incrementa la inflación.

-Todos los economistas coinciden, incluso los de tendencia oficialista, que existe un mercado que se guía por el escenario inflacionario, mientras que la relación beneficio salario-cestaticket, estaría en desfase con esta.

Carbone, igualmente criticó el atropello de las Fuerzas Armadas Nacionales a trabajadores en protesta y al asumir cargos en empresas e instituciones públicas.

Aumento de cada 1º de Mayo

Sobre el aumento salarial que por costumbre se anuncia cada 1º de Mayo, a pesar de que no hayan incrementos en la producción de bienes y servicios en el país, Carbone opinó que en otra condición país el movimiento laborista habría exigido un aumento importante de sueldos y salarios. Sin embargo, en la actualidad, reconoce que el Estado venezolano no cuenta con políticas que detengan la inflación, razón por la cual cualquier incremento sería en vano.

-No necesitamos aumento de salario, lo que queremos es salvar el país.

Calificó el actual régimen gubernamental como “desorganizado” y afirmó que “vive de desbarajustes”.

-Este año el Gobierno sólo ha anunciado un aumento del salario mínimo que entró en vigencia a partir del 1 de marzo. Pero ese ajuste es realmente ínfimo, si se compara con la inflación, que los trabajadores sintieron que cerró por encima de lo que dijo el Banco Central de Venezuela.

Dijo que el incrementó les alcanzó para poco y que tampoco se han ajustado las escalas salariales de los trabajadores de la administración pública. En algunas entidades del gobierno tampoco han concretado el ajuste del bono alimentario.

En opinión de la abogada Girán esperar un aumento salarial para este 1º de Mayo, porque el Primer Mandatario Nacional se autodenomina “presidente obrero”, es errado, ya que con base en las actuales índices inflacionario y la caída productiva, resulta perjudicial para el venezolano, ya que al no haber productividad en las empresas, estas no tienen cómo asumir el gasto y aumenta el marcador.

Recordó que cada vez que el mandatario Nicolás Maduro, ha realizado un anuncio de aumento salarial, han incrementado considerablemente los precios.

Productividad nacional

Sobre si se ha jugado en contra de la productividad el país, afectándose a trabajadores, la abogada laborista manifestó que “esto es parte del plan preconcebido por el Gobierno nacional”, que califica a empresarios como “enemigos”, aunque la empresa no son sólo sus dueños, sino también los trabajadores.

Asimismo, dijo que el calificativo de “guerra económica” es “una excusa para descargar las culpas en otras personas, distintas al gobierno”.

El vicepresidente de Funpaz, agregó que con el reciente decreto de ahorro de energía, múltiples empresas registran limitantes en su producción y los trabajadores verían disminuida su capacidad de trabajo y remuneración económica.

Citó el caso de los centros comerciales, que deben funcionar en horarios que incluso limitan la contratación de nuevo personal, ya que se continúa reduciendo el horario de atención al público.

También se refirió a empresas que ha reducido sus turnos rotativos, debido a que el Ejecutivo nacional no les brinda garantías de energía eléctrica, ni de materias primas o divisas, a fin de producir y trabajar en condiciones normales.

Calificó las recientes medidas como “populistas” y “demagogas”, las cuales generarán un retraso en materia de justicia laboral.

Carbone manifestó que el movimiento sindical no puede permitir que se aplique más decretos de este tipo, como si los trabajadores públicos fuesen “vagos”.

Fuente: El Impulso

LR

Categoria: