Venezuela: Un año de contracciones, sin alumbramiento

Las estadísticas económicas insisten en demostrar los pésimos resultados de la gestión de Maduro. El país cayó 22 puestos en el Índice de Prosperidad 2014, el peor desplome anual en el planeta, lo cual colocó a Venezuela en el vagón de cola de América Latina, junto a Honduras y Haití. La enorme inflación (alrededor de 65 por ciento), el descenso de la inversión extranjera y el entorno en general hostil a las empresas esbozan apenas una parte de la debacle.

La escasez de productos básicos golpea a los venezolanos, sin importar la case social o la filiación política. El mercado negro florece a la par de la corrupción, que también prolifera a pesar de los decretos de Miraflores. En diciembre la aprobación del presidente se situaba en torno a 35 por ciento en diciembre, un récord negativo para el chavismo.

El éxodo se ha acelerado en los últimos meses. Según investigaciones de la Universidad Católica Andrés Bello, en Caracas, uno de cada diez venezolanos ha iniciado trámites para emigrar. La fuga también atraviesa todos los estratos de la sociedad.

Pero la suma de todos estos problemas no ha engendrado siquiera un indicio de salida. La oposición venezolana sufre de una inmadurez crónica, que la hace incapaz de proponer una alternativa concreta a la continuidad chavista. Maduro ha aprovechado esas divisiones para fortalecer la represión y prácticamente sacar del juego a los líderes opositores.

Oposición: demasiadas cabezas, ningún liderazgo

El 24 de septiembre la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) eligió al periodista Jesús Torrealba como su nuevo secretario ejecutivo. El ex militante comunista tiene la hercúlea tarea de aglutinar a las diferentes facciones dentro de la oposición, rumbo a las elecciones legislativas de 2015.

La elección de Torrealba, hasta ahora un actor de reparto en la escena política opositora, confirma la intención de aprovechar el descontento popular para ganar votos en sectores tradicionalmente chavistas. Este profesor de 56 años viene de Catia, un barrio pobre de Caracas, origen bien diferente al de su antecesor Ramón Guillermo Aveledo.

Pero la renovación en el ejecutivo de la MUD no borra las pugnas entre las dos principales tendencias dentro de la oposición: la encabezada por el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles y el grupo más radical, dirigido por la ex diputada María Corina Machado y Leopoldo López, en prisión desde el 18 de febrero.

López es hoy la figura más popular de la oposición. Su encarcelamiento ha llevado a algunos de sus más fervientes partidarios a compararlo con Nelson Mandela. El caso se encuentra estancado porque el líder de Voluntad Popular se ha negado a comparecer ante los jueces. López demanda que la Corte de Apelaciones se pronuncie antes sobre la decisión del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas, que exigió su libertad inmediata.

El gobierno acusa a López de incitar a las violentas manifestaciones que dejaron tres muertos y daños materiales en la Fiscalía General de la República, el 12 de febrero. La jueza a cargo solo aceptó dos de los testigos presentados por la defensa, frente a más de un centenar convocados la fiscalía. El abogado Juan Carlos Gutiérrez ha denunciado la reclusión de su defendido en una cárcel militar, donde ha permanecido en celda de castigo durante al menos cuatro meses.

Con López varado en un pantano judicial, Miraflores ha resucitado las acusaciones contra María Corina Machado. La ex diputada, que perdió su silla en la Asamblea Nacional el 31 de marzo, debe responder por su presunta participación en planes para asesinar a Nicolás Maduro. En junio Machado declaró como testigo en la causa, que ha sido construida sobre correos electrónicos cuya autenticidad ella ha negado. Entonces el gobierno le prohibió salir del país hasta la conclusión de las pesquisas.

López y Machado han criticado el papel de Henrique Capriles en la extinción del movimiento de protestas que sacudió al país en el primer trimestre del año. Capriles asistió a las conversaciones entre la MUD y el gobierno que transcurrieron entre el 10 de abril y el 13 de mayo, interrumpidas por la falta de resultados concretos. Esas reuniones podrían reanudarse en 2015 si Aveledo, en su función de embajador de la MUD, convence a los mediadores internacionales para reanudar los contactos con Maduro.

El acoso legal a López y Machado, el desgaste de Capriles y el discreto entusiasmo que ha despertado Torrealba, confirman la debilidad de la oposición en el peor momento del chavismo. La MUD tiene el reto de convertir la exasperación popular en votos. Para ello deberá proponer un programa que ofrezca soluciones precisas a la crisis económica y social. Si obtuviera el control del parlamento en 2015, habría dado el primer paso para la revocación de Maduro al año siguiente.

Las torpezas y aciertos de Maduro

Según Maduro, Nueva Esparta queda en el estado Lara (Video)

El presidente venezolano cerró el año con un maratón de nuevas leyes económicas, colofón del período durante el cual ejerció poderes especiales sin consultar a la Asamblea Nacional. Ese bombardeo de medidas pretende, según el mandatario, garantizar “el crecimiento, la diversificación, y la derrota de la guerra económica”.

Pero el futuro desafía la retórica chavista y Maduro ha empezado a comprenderlo. Con el desplome de los precios del petróleo la economía venezolana perderá miles de millones de dólares, que no podrá remplazar a corto plazo por otra fuente de divisas. Miraflores ya ha anunciado recortes en los gastos del Estado, aunque ha prometido no tocar las misiones sociales.

Maduro ha cosechado las consecuencias previsibles de los caprichos de Chávez. El “socialismo” de su antecesor se ha traducido en una centralización ineficiente y una dependencia extrema del petróleo, que sirve para subsidiar gigantescos planes sociales, mientras la industria se descapitaliza por falta de inversiones. Ha heredado también la retórica, que inflama a las audiencias, mas no influye en los resultados económicos.

Sin embargo, en la política el gobernante ha hecho algunas jugadas acertadas. Un ejemplo remarcable es el control sobre la prensa. El gobierno ha debilitado a la prensa no estatal mediante una hábil estrategia que incluye una férrea regulación, el acoso económico hasta la asfixia y entonces la compra por compañías extrañamente afines a la ideología oficial.

El Universal, uno de los más antiguos periódicos del país, fue comprado en julio por una desconocida empresa con sede en España. Desde entonces el perfil editorial se ha tornado complaciente con el oficialismo. Nadie puede acusar a Maduro de censura porque, en rigor, ese medio de prensa sigue en manos privadas. Un cambio similar ocurrió en Globovisión en 2013.

El 23 de noviembre el presidente asistió al lanzamiento de Cuatro-F, el órgano de prensa del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). El periódico, que debe de alcanzar una frecuencia diaria en 2015, sumará una nueva voz al casi omnipresente concierto de medios oficialistas.

Por otra parte, las fracturas dentro del PSUV han debilitado menos a Maduro que lo vaticinado al comienzo de su mandato. En junio el chavismo se deshizo de dos figuras incómodas, Héctor Navarro y Jorge Giordani, considerados por expertos como demasiado ortodoxos para la tendencia pragmática liderada por Diosdado Cabello.

El fantasma de las purgas, que recuerdan los excesos del estalinismo, planea sobre la militancia chavista. El partido se ha dotado de un correo electrónico y un número para mensajes de texto, al cual se pueden enviar denuncias contra miembros conflictivos. Los grupos chavistas que se atreven a criticar algunas decisiones de Maduro, como Marea Socialista, son excluidos del PSUV.

En Venezuela los precios están por las nubes (Fotos)

Cronología mínima de un año convulso:

12 de febrero: Manifestación en Caracas y otras ciudades de Venezuela, convocada por los estudiantes y los líderes de la oposición. En la capital mueren tres personas. Las revueltas terminarán con un saldo cercano al medio centenar de muertos.

18 de febrero: El líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, se entrega a la Guardia Nacional luego de haberse dirigido a una multitud de opositores al gobierno en Caracas. Es conducido a la prisión militar de Ramo Verde.

31 de marzo : El Tribunal Supremo de Justicia ratifica el despojo de la condición de diputada a María Corina Machado, por haber aceptado representar a Panamá como embajadora alterna ante la Organización de Estados Americanos (OEA). El fallo se sustentó en los artículos 191 y 197 de la Constitución de la República. Machado no reconoce su expulsión.

10 abril-13 de mayo: Diálogo entre el gobierno y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). La oposición decidió abandonar la mesa de negociaciones ante el estancamiento del proceso.

24 de septiembre: La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) elige al periodista Jesús Torrealba como su nuevo secretario ejecutivo. El nuevo líder de la oposición asegura que conquistará el voto de los sectores más pobres para derrotar al oficialis

18 de noviembre: Leopoldo López anuncia que no volverá a presentarse a juicio hasta que la Corte de Apelaciones no se pronuncie sobre su liberación inmediata, exigida por el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas.

Fuente: Yahoo

AJV

Categoria: