Virgen de Chiquinquirá desciende hoy entre tapices de flores

Martillazos y golpes de llaves retumbaban, ayer, al interior de la Basílica de Chiquinquirá y San Juan de Dios. Una decena de obreros daba los últimos ajustes al tobogán por donde descenderá —como es tradición— hoy, Nuestra Señora de Chiquinquirá.

En el salón parroquial, fragantes rosas esparcían su perfume a todas partes. A las 11:00 am, cuatro mil flores habían sido ofrendadas a la réplica de la tablita que, esperaba al lado derecho del templo.

La meta son 30 mil. “Tenemos el ejemplo del año pasado cuando estimábamos reunir 24 mil, y recibimos 29 mil solo para la Bajada”, dice Karina Medina, coordinadora del grupo Santa Eduvigis, encargado de la decoración floral de las fiestas de la Chinita.

Con flores formarán los tapices wayuu que diseñaron Vicente Izarra y Surprise cards. “Vamos a cortar el anime, y mañana (hoy) temprano, comenzamos a formarlos”, dijo Medina.

Los devotos pueden llevar sus flores —no hay límite mínimo ni máximo, ni se pide un tipo de flor o color en particular— a la Basílica, hasta hoy a mediodía. “Hay otros actos de la Virgen para los cuales también se reciben donaciones de flores: el día de la Chinita y la Aurora, por ejemplo”, cuenta.

Jusibel León y Erika Chacín llegaron con una ofrenda de rosas, pasadas las 11:00 am. “Hace 12 años caminamos el 17 de noviembre desde Panamericano hasta la Basílica”, aseguró Jusibel mientras cargaba en brazos a su hija, Ivana. La devoción pasa de generación en generación.

“El año pasado se calcularon 60 mil personas en la Bajada”, dice Ángel Rivas, coordinador general del Comité que organiza la fiesta patronal. “Con los drones, y la medición, ese fue el cálculo. Esperamos más este año”, asegura.

El párroco Eleuterio Cueva, explicó que “los eventos precedentes (el espaguetazo, el maratón, el potazo), además de la ayuda de las redes sociales y de los medios de comunicación, nos dicen que este año vendrá más gente que en 2014”, explica.

La misa será celebrada por monseñor Ulises Antonio Gutiérrez, arzobispo de Ciudad Bolívar, quien es falconiano. Al finalizar la misa y la emotiva ceremonia de Bajada —la Virgen, en su relicario, desciende por un tobogán desde su camerín, entre la ovación de su pueblo—, una procesión recorrerá las calles y avenidas cercanas al templo.

Gaita, también habrá. Los Chiquinquireños entregarán, como hacen año a año, su repertorio de temas en homenaje a la Patrona del Zulia. Ayer, instalaban la tarima y las tribunas para las personalidades que irán a la ceremonia.

Los Servidores de María han rogado, encarecidamente a través de mensajes de texto a los fieles “no lanzar los ramos de flores hacia la Virgen para proteger el cetro y el relicario que guardan la Reliquia”.

Chiquinquirá permanecerá entonces, en la nave izquierda de la Basílica, recibiendo la visita de sus miles de devotos. El 18 de noviembre celebrará su día, y andará en procesión, como “una larga oración que por las calles camina”, recorriendo su patria chica: El Saladillo donde brilla.

Fuente: Panorama / LD

Categoria: