El yodo radiactivo en el mar de Fukushima supera 5 millones de veces el límite legal

Mientras el yodo-131 tiene una vida media relativamente breve, de ocho días, el periodo de semidesintegración del cesio-137 es de 30 años.

Dos días antes, el sábado, la concentración de I-131 era aún mayor, de 300.000 becquerels por centímetro cúbico, equivalente a 7,5 millones de veces el límite legal, según TEPCO.

Los técnicos que trabajan en Fukushima tratan de determinar las vías por las que llega al mar el agua radiactiva, que se cree puede provenir del núcleo del reactor 2.

Varias zonas de las unidades 1, 2 y 3 de Fukushima están inundadas con agua muy contaminada, que dificulta seriamente los esfuerzos de los operarios para tratar de enfriar los reactores atómicos, dañados por el terremoto y devastador tsunami del 11 de marzo.

Este lunes TEPCO comenzó una operación para verter al mar 11.500 toneladas de agua con una radiactividad relativamente baja (cien veces superior al límite) proveniente de depósitos y del sótano de las unidades 5 y 6.

El objetivo es hacer espacio en esos lugares para almacenar ahí parte del agua mucho más radiactiva (hasta 100.000 veces el límite legal) que anega parte de las unidades 1 a 3.

Se calcula que unas 60.000 toneladas de agua inundan distintas zonas de la central, según indicó hoy ministro japonés de Industria, Banri Kaieda, que insistió en que el vertido controlado del agua ligeramente contaminada al mar no supone un riesgo para la salud.

Una vez drenada, el agua altamente radiactiva será almacenada en tanques y depósitos para basura nuclear en la propia planta, además de en buques de EEUU y una plataforma flotante que será llevada a Fukushima a finales de este mes, según la agencia local Kyodo.

El ministro japonés de Agricultura y Pesca, Michihiko Kano, aseguró hoy que se estrecharán los controles sobre los productos marinos de la zona de Fukushima y las provincias colindantes ante la continua filtración de agua radiactiva al mar.

Las inspecciones se reforzarán en la región de Ibaraki y también en la costa cercana a la ciudad de Choshi, en la provincia de Chiba y al este de Tokio, dijo el ministro, citado por Kyodo. EFE

Categoria: