La "Troika" de Sudán urge a resolver los desafíos en la recta final del acuerdo de paz

"Un tremendo trabajo queda por delante para garantizar que la paz y la estabilidad en Sudán se mantengan más allá del CPA", señalan.
La "Troika" reafirma su apoyo a la celebración de referendos creíbles y pacíficos en enero de 2011, cuyos resultados deben ser respetados por todos.

En este sentido urge a la comisión a comenzar a planificar cuanto antes la votación y a aprovechar plenamente la ayuda internacional de la que dispone.

Por otro lado, EEUU, Reino Unido y Noruega se muestran alentados por las conversaciones que se han producido entre las partes firmantes del CPA sobre su relación después de los referendos.

Valoran la firma de un memorando de entendimiento el pasado 23 de junio y el inicio de conversaciones formales previsto para el 10 de julio, pero instan a las partes a acelerar el diálogo para garantizar un sólido fundamento para las relaciones entre el norte y el sur con independencia del resultado del referéndum.

La "Troika" recuerda además que persisten importantes desafíos que se deben resolver con una cada vez mayor urgencia: como la demarcación de fronteras y la preparación de la celebración de las consultas populares en Nilo Azul y Kordofan del Sur.

El referéndum sobre la disputada región petrolífera de Abyei, que debe celebrarse en paralelo al del sur, no puede olvidarse y debe ser llevado a cabo conforme al calendario, señala.

EE.UU., Reino Unido y Noruega también se mostraron "profundamente preocupados" por las acciones de las autoridades sudanesas desde las recientes elecciones, pues han socavado más los derechos civiles y políticos de los ciudadanos, afirman.

Citan detenciones de opositores, de periodistas y manifestantes pacíficos, y urgen a las autoridades nacionales y locales en el norte, en el sur y en Abyei que garanticen un ambiente político adecuado de cara a los referéndum.

También en la región sudanesa de Darfur la situación de seguridad sigue deteriorándose, denuncia la "Troika", porque el Gobierno de Sudán y los rebeldes violan el alto el fuego y se registran cada vez más luchas entre tribales y secuestros.

"Nos siguen preocupando profundamente los bombardeos aéreos por parte del Gobierno de Sudán y las milicias locales. Instamos a todas las partes a poner fin a la violencia, comprometerse a un alto el fuego permanente e implicarse plena y constructivamente en las conversaciones de paz" propiciadas por la ONU y la Unión Africana (UA), recalan las tres naciones.

Además califican de "inaceptable" las amenazas contra organizaciones humanitarias y las fuerzas de pacificación conjunta de la ONU y la Unión Africana en Darfur (UNAMID) y el impacto que tiene en la distribución de la ayuda en la región sudanesa, y piden a las partes que no obstaculicen la entrada de la asistencia. EFE

Categoria: