Entre los últimos liberados por Cuba figura el preso político más antiguo, Adrián Arencibia