El contundente apoyo de la UNASUR a Correa es una advertencia a los golpistas

La rapidez, contundencia y unidad que ha demostrado la UNASUR en su reacción ante la intentona golpista en Ecuador, dejando de lado las divisiones internas y las divergencias ideológicas, sienta una importante precedente en la región contra las tentaciones de desestabilización que puedan surgir en el futuro.
Para evitar cualquier sombra de duda, el documento advierte que los gobiernos de la región "no tolerarán bajo ningún concepto cualquier nuevo desafío a la autoridad constitucional ni intento de golpe al poder civil legítimamente elegido".
"En caso de nuevos quiebres, adoptarán medias concretas e inmediatas, tales como cierres de fronteras, suspensión del comercio, tráfico aéreo, provisión de energía y servicios", agrega la declaración.
El compromiso de la UNASUR con la defensa de la democracia en América Latina quedará plasmado en una cláusula democrática que se incorporará al tratado constitutivo de la Unión en la próxima cumbre de la organización, prevista para el 26 de noviembre en Guayana.
Para el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, la reacción de la UNASUR "constituye una señal clara y positiva" de la voluntad del organismo por defender la legalidad democrática en la región.
También para el venezolano Hugo Chávez la respuesta de la Unión sienta un importante precedente para evitar la impunidad.
"El golpe de Honduras -contra Manuel Zelaya, en junio de 2009- quedó impune, cuánto daño nos está haciendo la impunidad de los golpistas", denunció el líder venezolano al término de la reunión de Buenos Aires.
Aunque inicialmente el boliviano Evo Morales había planteado la posibilidad de que los mandatarios de la UNASUR viajaran en las próximas horas a Quito, finalmente los líderes regionales se inclinaron por enviar a los cancilleres porque, explicó Chávez, "se aseguró la vida del presidente Correa y no es necesario que viajen los presidentes".
A la cita de Buenos Aires, convocada de urgencia por la presidenta argentina, Cristina Fernández, y su esposo y predecesor, Néstor Kirchner, en su calidad de secretario general de la UNASUR, acudieron, además Morales, Chávez, Santos y los presidentes de Uruguay, José Mujica, Perú, Alan García, y Chile, Sebastián Piñera.
Los grandes ausentes fueron los mandatarios de Paraguay, Fernando Lugo, internado por una intoxicación, y Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, que participó hoy en el cierre de la campaña electoral de su país.
Por Mar Marín / EFE

Categoria: