El agua limpia es un paso importante hacia la prosperidad

Quienes primero experimentan una vida mejor con una fuente de agua limpia y accesible son las mujeres y las niñas, ya que no tienen que dedicar tantas horas del día para caminar al río o lago más cercano para obtener agua para satisfacer las necesidades del hogar.

“Imaginen todas las niñas que podrían continuar acudiendo a la escuela”, dijo Daniel Yohannes, director ejecutivo de la Corporación del Desafío del Milenio (MCC), en un encuentro del Día Mundial del Agua realizado en Washington el 20 de marzo. “Imaginen menos enfermedades cuando la gente no tiene que quedarse en casa recuperándose de enfermedades [transmitidas por el agua]. Imaginen los negocios que pueden prosperar y crear empleos”.

La MCC califica al acceso al agua, el saneamiento y la higiene como fundamentales para mejorar el bienestar, ya que ese acceso conduce a mejoras en cuanto a la salud, la asistencia a la escuela, la productividad y la iniciativa empresarial. La MCC participa en proyectos de ese tipo en nueve países por un valor de casi 800 millones de dólares.

El 20 de marzo, la MCC reunió a representantes de diversos organismos de desarrollo y organizaciones que también se dedican a ampliar el acceso para los casi 1.000 millones de personas en el mundo que no tienen acceso a agua potable y los 2.500 millones que carecen de saneamiento básico.

Los expertos hablaron de las experiencias y desafíos que sus organizaciones han enfrentado al tratar de mejorar el acceso al agua en las comunidades del mundo en desarrollo. Los temas comunes que surgieron fueron: crear la sostenibilidad de los sistemas de abastecimiento de agua ya instalados, infundir en las comunidades un sentido de propiedad de esos sistemas, y crear rendición de cuentas para mantener en funcionamiento esos sistemas.

Ned Breslin, director ejecutivo de la organización Water for the People (Agua para el Pueblo), se refirió nuevamente a las horas que las mujeres y niñas pierden en caminar largas distancias para obtener agua: “La realidad en la mayor parte del mundo es que al caminar pasan por bombas de mano que ya no funcionan o anteriores infraestructuras que fueron instaladas por alguna organización”. Dijo además que demasiadas organizaciones de desarrollo instalan un sistema de abastecimiento de agua y luego se marchan sin importarles si la comunidad es capaz de sostener el sistema a largo plazo.

“Me apasiona la sostenibilidad”, dijo William Asiko, presidente de la Fundación Coca-Cola África, que trabaja en varios países para mejorar el acceso al agua. “¿Cómo nos aseguramos de que esta infraestructura funcione después de que el programa esté en marcha?”, preguntó Asiko, al recordar las infraestructuras que fracasaron de su propia experiencia como nativo de Kenia.

Su fundación trabaja en un proyecto que se denomina Agua Segura para África, y que espera llevar agua potable a comunidades de cuatro países, en beneficio de dos millones de personas en el curso de cinco años. Obtener el compromiso de la comunidad local es un paso clave en el proceso de instalación de recursos de filtración de agua, dijo Asiko. “Ellos donan el terreno donde se construye la planta de filtración. Establecen comités de agua para operar la planta”.

La Fundación Coca Cola África tiene varios socios en Agua Segura para África, entre ellos una compañía de bebidas de la competencia.

Breslin dijo por su parte que Water for the People también se asegura de que las comunidades locales colaboran en los proyectos de acceso al agua desde el principio. Explicó que la estrategia más reciente de su organización es una campaña llamada Todos por Siempre, que ahora opera en 30 comunidades en 10 países. El objetivo es obtener el compromiso de la comunidad de que el acceso al agua será para “todas las familias, todas las escuelas y todas las clínicas”. Si bien Water for the People ofrece fondos para construir los sistemas de abastecimiento, la organización insiste en que las comunidades y los gobiernos nacionales también hagan inversiones.

“Frecuentemente empezamos con una inversión muy fuerte”, dijo Breslin. “En la India, por ejemplo, comenzamos con 80 a 85 por ciento de todos los costos relacionados con todos los proyectos. Ahora hemos bajado al 10 por ciento”. Water for the People trabajó con las comunidades de la India para obtener compromisos económicos de su gobierno nacional en apoyo de los proyectos de agua, de modo que con el tiempo las ONG pudieran proporcionar menos fondos.

Un legislador de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que es un importante defensor de los temas de acceso al agua también participó en la reunión para hacerse eco de la observación de que los programas sostenibles debe ser el objetivo. Un proyecto de agua que fracasa es “una oportunidad perdida”, dijo el legislador Earl Blumenauer, de Oregón. “Desalienta a la gente, nos hace retroceder”.

Animó a los especialistas en desarrollo de los recursos hídricos que participaron en la reunión de la MCC a que utilicen sus conocimientos de “experimentos fallidos” para encontrar el mejor camino hacia el éxito en el futuro.

Blumenauer fue el principal patrocinador y defensor de la Ley de Agua para los Pobres, promulgada en 2005, por la que el acceso al agua limpia en los países en desarrollo se convirtió en un objetivo de la política exterior de Estados Unidos.

La MCC realizó el encuentro en celebración del Día Mundial del Agua, que se celebra el 22 de marzo. NP

EA