5 formas de encender fuego utilizando agua (Video)

Siempre has creído que el agua apaga el fuego, pero ¿sabías que de hecho puedes iniciar una fogata con tan solo un poco de agua? ¿No me crees? Bueno, te lo mostraré y verás que tengo razón.

Formas de hacer fuego

En el video que comparto más abajo muestra en detalle cinco formas de encender el fuego sin utilizar fósforos, ni encendedores ni ningún otro tipo de combustible más que el agua. Son experimentos que puedes hacer en el jardín de tu casa —sobre todo en los meses de verano—, pero siempre asegúrate de tomar todas las precauciones necesarias para no causar un incendio.

El primer experimento requiere una bombilla de luz que ya no sirva. Debes quitar el bulbo de luz y enjuagar con agua su interior repetidas veces. Luego de que la bombilla queda bien transparente la llenas de agua y la colocas sobre un trozo de papel de diario de modo en que actúe como una lupa de los rayos solares.

El segundo experimento funciona básicamente igual, pero solo necesitas un poco de film plástico y un recipiente redondo. Coloca el film como cubriendo el recipiente y llénalo de agua. Levanta y une las puntas del film plástico y forma una pequeña esfera. Luego, al igual que en el experimento anterior, utilízalo como una lupa sobre un trozo de papel y verás como rápidamente comienza a echar humo y luego llamas.

El tercer experimento es un poco más complejo, necesitarás film plástico, un marco de fotografía, agua y algunos bloques de cemento. Pon el film plástico sobre el marco de madera y apóyalo sobre dos pilas de bloques, más o menos a unos 40 centímetros del piso. Luego pon agua sobre el film y apoya en el piso un pequeño montón de hojas o pajas secas. Luego dejas que el film y el agua actúen como lupas de los rayos solares, como en los experimentos anteriores.

El cuarto experimento también funciona básicamente igual y también necesitas hacerlo un día de mucho sol. Consiste en llenar una botella con formas redondeadas para utilizarla como lupa de los rayos solares y encender trozos de papel u hojas secas.

El quinto experimento es el más peligroso y complicado. Necesitas un rollo de papel sanitario, unos gramos de sodio, una tapa de metal y una cantidad abundante de hojas y pajas secas. Debes poner el sodio sobre un pequeño trozo de papel sanitario sobre la tapa de metal. Luego debes calar un pequeño agujero en el tubo de cartón y colocarlo sobre el sodio y luego debes colocar las hojas y pajas sobre el tubo. Y por último, la parte más peligrosa: pon a penas una cucharada de agua sobre el sodio a través del agujero en el tubo y aléjate rápidamente porque la reacción química es muy veloz.

El último experimento es el más rápido y también el más peligroso. A su vez, es el único que te puede servir si no hace un día de mucho sol. Asegúrate de intentarlo con un extintor cerca y teniendo todos los cuidados necesarios para no lastimarte.

Fuente: Ojo científico

AJV

Tags: