El temido cólera: América se protege contra una enfermedad que no reconoce fronteras