En 2014, la izquierda se enfrenta al reto de la continuidad en América Latina

Por su parte, el uruguayo José Mujica, figura destacada de la izquierda del continente, estará impedido por la Constitución de presentarse a la reelección.

En la actualidad, solo Colombia y Paraguay están gobernados por la derecha en América del Sur. Y el dominio de la izquierda en los principales países latinoamericanos, consolidado a mediados de diciembre con la elección de la expresidenta socialista Michelle Bachelet en Chile, no parece amenazado en este año electoral, estiman los expertos.

En Brasil, Bolivia y Uruguay, la izquierda continuaría en el poder

En Brasil, Rousseff, de 66 años, es la favorita en las encuestas para las presidenciales de octubre, aunque su candidatura aún no fue anunciada oficialmente.

La popularidad de la exguerrillera gana nuevamente terreno tras haber sufrido seriamente por el malestar social en junio pasado. Y si su calificación está hoy lejos del 79% registrado en marzo, el efecto "Copa del Mundo" podría jugar a su favor, sobre todo en caso de una victoria de Brasil en el país rey del fútbol.

"Las encuestas de fines de 2013 muestran que la presidenta podría ganar en primera vuelta si las elecciones se hubieran realizado en ese momento", dijo David Fleischer, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Brasilia, que subraya igualmente la "debilidad" de la oposición brasileña.

Según el experto, los malos resultados económicos, como el de la inflación, no deberán influir en la votación, pero un movimiento social similar al del 2013 sí podría provocar unas elecciones más disputadas de lo previsto.

Otro favorito a la reelección, el socialista de origen aymara Evo Morales, en el poder desde 2006, se ubica al frente de los sondeos en Bolivia, donde sus esfuerzos en favor de los más pobres le han dado sus frutos.

Su candidatura a un tercer mandato en octubre está en principio prohibida por la Constitución, pero la Corte lo autorizó a presentarse considerando que se trata de su primera reelección tras la adopción de la nueva Constitución en 2009. Esta es una situación a la que la oposición parece estar ya resignada.

"Pareciera que los resultados ya están dados por adelantado, porque el oficialismo ya está en campaña electoral, una campaña electoral no declarada que comenzó el año pasado", explicó el doctor en Ciencias Políticas Jorge Lazarte, haciendo hincapié en la existencia de una oposición débil que se acaba de recuperar de una crisis interna de varios años.

En Colombia, las legislativas y presidenciales previstas para el 16 y 25 de mayo serán cruciales para el destino del país, y también para el futuro de las históricas negociaciones iniciadas hace poco más de un año entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para poner fin a un conflicto que hace estragos en el país desde hace casi medio siglo.

Según las encuestas y los expertos, Santos podría verse obligado a disputar una segunda vuelta, pero lo más probable es que el único presidente de derecha de los "grandes" países del continente se mantenga en el poder.

"Juan Manuel Santos ató, de una manera muy hábil, el proceso de paz a su continuidad en la presidencia", explicó el politólogo Jairo Libreros.

En Uruguay, pequeño país del cono sur, el exguerrillero de izquierda José Mujica no puede presentarse para la reelección inmediata en virtud de la Constitución.

Su balance, fuerte en leyes vanguardistas como la de la legalización del cannabis, que generó una fuerte repercusión en el extranjero, es matizado con resultados menos convincentes dentro del país. Pero su predecesor, el oncólogo Tabaré Vázquez (2005-2010), integrante de la misma coalición de izquierda y de gran popularidad, es hoy el gran favorito para las elecciones de octubre.

"Me parece realmente muy improbable que Tabaré Vázquez, a la postre, fracase en su propósito de ser reelecto presidente", estimó recientemente el politólogo Adolfo Garcé.

Elecciones inciertas en América Central

Las primeras elecciones de 2014 tendrán lugar el 2 de febrero en El Salvador y Costa Rica.

En El Salvador se anuncia una batalla ardua para elegir al sucesor de Mauricio Funes, quien puso fin a 20 años de hegemonía de la derecha en 2009.

El actual vicepresidente y excomandante rebelde Salvador Sánchez Ceren, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, exguerrilla de izquierda) y el alcalde de San Salvador, Norman Quijano (derecha), deberían disputar una segunda vuelta en abril.

En Costa Rica, donde la presidenta conservadora Laura Chinchilla no puede presentarse a la reelección inmediata, se podría dar una segunda vuelta electoral en abril. El exalcalde de San José Johnny Araya (del partido en el poder), considerado en primera instancia como el gran favorito, parece hoy amenazado en los sondeos por el joven diputado José María Villalta (coalición de izquierda).

Finalmente en Panamá, los electores deberán elegir en marzo al sucesor del conservador Ricardo Martinelli. El acaudalado hombre de negocios no puede buscar la reelección hasta 2024 y deberá ceder su asiento a uno de los tres favoritos: el actual vicepresidente José Domingo Arias, el socialdemócrata Juan Carlos Navarro y el exalcalde conservador de Panamá Juan Carlos Varela. AFP

EA

Categoria: