El telescopio Herschel capta una «estrella imposible» que desafía a la ciencia