Convaleciente, la economía mundial todavía muestra los golpes de la crisis