Comer frutos rojos disminuiría el riesgo de hipertensión, según un estudio

Las responsables serían las antocianinas, que pertenecen a la familia bioactiva de los compuestos llamados flavonoides y que se encuentran en grandes cantidades en las grosellas negras, las frambuesas, las berenjenas, cierto tipo de naranjas y los arándanos.

El equipo de investigadores estudió a 47 mil hombres y 134 mil mujeres durante 14 años. Ninguno de los participantes tenía hipertensión al comienzo del estudio. A todos ellos se les hizo completar cuestionarios cada dos años y reportar su consumo de alimentos cada cuatro años.

A lo largo de la investigación, 35 mil participantes desarrollaron hipertensión. La información dietética identificó al té como la principal fuente de flavonoides, junto a las manzanas, el jugo de naranjas, los arándanos, el vino tinto y las frambuesas. Los investigadores encontraron que los participantes que consumían las más grandes cantidades de antocianinas (encontradas principalmente en los arándanos y las frambuesas) tenían 8% menos de posibilidad de ser diagnosticados con hipertensión que aquellos que consumían estas frutas en menor cantidad.

Este efecto se reportó con mayor fuerza entre las personas que consumían más arándanos que frambuesas. Comparadas con quienes no comían esta fruta, aquellas que sí las consumían al menos una vez a la semana tenían 10% menos de posibilidades de volverse hipertensos.

Fuente: http://www.latercera.com/noticia/tendencias/ciencia-tecnologia/2011/01/7...

Categoria: