Se sabía y se confirma: Vivir en la ciudad eleva la presión arterial, según un estudio