Beneficios de los olores: Escoja el mejor aroma para sanar su cuerpo y su mente

El diccionario de la Real Academia Española define el olor como "la impresión que producen en el olfato las emanaciones que despiden los cuerpos". Los cuerpos despiden al ambiente partículas volátiles que transportan información sobre ellos a través de los olores. Estas partículas las absorbe la nariz una vez cumplido el proceso por medio de la mucosa olfativa. La información se envía al cerebro donde se van almacenando las impresiones odoríferas, dejando sus registros en la memoria olfativa.

Aromas que sanan

Consciente de los beneficios de los olores, Lifon Wong, esteticista con 20 años de experiencia, resalta la importancia de la aromaterapia, es decir, la utilización médica de los aceites esenciales para llevar a las personas a un estado de bienestar físico y mental. Utiliza los aromas de las plantas y flores para activar las zonas del cerebro asociadas con las emociones y sentimientos. "La aromaterapia abarca más que encender una vela. Es la utilización de aceites esenciales de flores y plantas para la elaboración de diferentes productos para el uso diario".

Wong explica que las bondades de la aromaterapia se reciben de varias formas. "Las propiedades curativas de las plantas y flores se obtienen por medio de la piel a través de masajes con aceites esenciales o aplicación de cremas a base de éstas. Otra forma es por vía respiratoria, por medio de inhalaciones. Ambas formas son indiscutibles. Personas deprimidas salen revitalizadas luego de los tratamientos dermocosméticos donde se incluye la aromaterapia como punto importante".

La esteticista señala que la aromaterapia sirve de apoyo a las terapias alternativas orientadas a la salud y belleza. "Los aromas se utilizan para tonificar, depurar y relajar a la persona mientras se le practica algún tratamiento dermocosmético o de salud".

Terapia en casa

Lifon Wong señala que lo más importante es tomar conciencia del cuerpo y concebirlo como un templo. Aunque lo ideal es asistir a un centro especializado donde se ofrezca el servicio de aromaterapia, ésta se puede hacer en casa. Si tiene una bañera basta con llenarla de agua caliente y agregarle unas cucharadas de sal de baño y sumergirse entre 15 a 20 minutos. Luego bañarse con jabón de la misma fragancia de la sal para dar continuidad al tratamiento.

Si no la tiene, ni se preocupe. Tome un baño con agua tibia y luego frote su cuerpo con aceite esencial. Cúbrase con toallas tibias y recuéstese unos minutos. Previamente coloque junto a la cama un difusor de aroma con unas gotas de aceite esencial de la fragancia seleccionada. Pasados 20 minutos retire el aceite de su cuerpo y coloque una crema hidratante.

Se revaloriza el pasado

Los registros históricos sobre el uso de los aceites esenciales de plantas y flores datan de las épocas más antiguas de imperios como los egipcios, griegos y romanos, quienes explotaron las propiedades curativas de las plantas en sus preparaciones como cremas y aceites. Estas civilizaciones descubrieron, por ensayo y error, los beneficios curativos de cada planta y por siglos las utilizaron como la medicina por excelencia.

El paso del tiempo y el desarrollo de la medicina conocida como química dejó atrás los días en los que la medicina herbal dominaba. Los aceites esenciales quedaron relegados a la perfumería y sus propiedades fueron subestimadas.

En el portal electrónico wikipedia.org se explica que en 1910 el perfumista e investigador francés, René Maurice Gattefose, sufrió un accidente en su laboratorio que le produjo fuertes quemaduras, y agotados los tratamientos convencionales para curar sus heridas, decidió colocarse aceite esencial de lavanda logrando una acelerada recuperación.

Luego de esta experiencia, el francés acuñó el término "aromaterapia" que rápidamente se difundió por el mundo y profundizó sus investigaciones al respecto. Gattefose se dedicó a los estudios de las propiedades curativas de las plantas, logrando éxitos en la curación de los pacientes y publicó varias obras sobre la aromaterapia que son referencia en la materia.

Hágalo usted mismo

*Estrés: Coloque en un pañuelo 10 gotas de aceite de lavanda y acérquelo a la nariz, sin tocar las fosas nasales, por algunos minutos.

* Síntomas del resfriado y dolor de cabeza: Coloque en un pañuelo seis gotas de aceite esencial de menta e inhale su aroma.

* Calambres: Coloque unas gotas de aceite esencial de mejorana en el lugar del calambre y forte. El alivio será inmediato.

*Cansancio físico: Tome un baño con agua tibia con unas gotas de aceite esencial de bergamota.

¿Cómo seleccionar el aroma?

* Energizantes: Naranja, toronja, mandarina, limón, coco.

* Relajantes: Rosas, menta, salvia, vainilla.

* Fortalecer de la salud: Pino, romero, hierbabuena.

*Concentración y bienestar mental: Lavanda, sándalo, eucalipto, fresa, durazno.

Fuente: Héctor Galbán / http://www.laverdadzulia.com/detnotic.php?CodNotic=33606

YU

Categoria: