El actor Robert de Niro enamora a Monica Belluci en "Manual de amor 3"

Belluci, de 46 años, coprotagoniza con De Niro, de 67, uno de los episodios de la tercera entrega de "Manuale d'amore", la saga romántica del director italiano Giovanni Veronesi que se adentra en diferentes aspectos de las relaciones sentimentales con la narración de varias historias paralelas y que en esta ocasión retratará el amor a diferentes edades.

"El amor es siempre igual. Cuando se envejece se toma conciencia de que todas las cosas tienen un final, pero amar es siempre algo fantástico", afirmó de Niro, de ascendencia italiana, que encarnará a un profesor divorciado de historia del arte que se traslada a Roma, la ciudad en la que siempre quiso vivir, para empezar una nueva vida.

Y en ella sucumbe a los encantos de Monica Belluci, que interpreta a la hija de su único confidente y amigo: el portero del edificio en el que vive, a quien confiesa sus miedos y sus ganas de vivir.

"Me gusta mucho el personaje, porque tiene una dulzura en los sentimientos que me pertenece", aseguró de Niro, que por primera vez y 26 años después de rodar en Roma para Sergio Leone con "Once upon a time in America", hablará en italiano.

"Una experiencia difícil" para la que ha tenido que "trabajar duro", confesó el actor sobre su interpretación en italiano.

Veronesi respondió que el trabajo de De Niro "va más allá del idioma, porque consigue absorber el máximo de todo lo que le rodea y de la atmósfera en cuanto comienza a actuar".

"No puedo decir que haya dirigido a De Niro: he asistido a una clase suya y he aprendido mucho", afirmó el cineasta, que pretende completar su serie con otras dos películas hasta llegar a "Manuale D'Amore 5".

"Manuale D'Amore 2", protagonizada por la italiana Monica Belluci y la española Elsa Pataky y rodada entre Barcelona y Roma, fue el segundo mejor estreno en la historia del cine italiano al recaudar 6.199.674 euros (7,98 millones de dólares) en su primer fin de semana en las salas, superada sólo por "Pinocchio", de Roberto Benigni. EFE