A casi todos les ha pasado: Cuando las estrellas se quedan sin voz

"Es la primera vez que me pasa. Jamás me había quedado afónico en un escenario. La guillotina caerá sobre el culpable", se disculpó el artista, que una semana antes había actuado en varios sitios al aire libre y había dado múltiples entrevistas radiofónicas y televisivas.

Unos días antes de ese episodio, el 21 de octubre, el puertorriqueño Chayanne cantaba ante 15.000 personas en el estadio Ferro Carril Oeste en Buenos Aires cuando serios problemas con el sonido y, sobre todo, con su voz, acortaron el show, para disgusto de los fans, que protestaron de todas las maneras en las distintas redes sociales.

No era la primera vez que el boricua, que fue llamado "farsante" y resultó abucheado por una parte del público en Ferro, atravesaba dificultades con la garganta.

El 6 de octubre de 2007, en el estadio de River Plate, también en Buenos Aires, Chayanne cantó cuatro canciones y después, al quedarse sin voz, se retiró a los camerinos. "Tengo la garganta mala. Disculpen pero es el de arriba el que dispone", señaló entonces el intérprete, quien aseguró además que "nunca" le había pasado algo así.

El público fue más indulgente con Páez y coreó gran parte de las canciones que el músico insistía en interpretar a pesar de la deficiencia en su voz, la cual, luego de seis canciones, recuperó casi milagrosamente.

"Sufrí con él y me angustié. A mí me ha pasado y es una lucha atroz entre el espíritu y el cuerpo que conspira en tu contra. El que la haya perdido y recuperado en tan poco tiempo fue prácticamente un milagro. Habría que saber qué pasaba por el corazón de Fito en ese momento", dijo el músico mexicano Fernando Rivera Calderón.

En 2008 el grupo alemán Tokio Hotel debió suspender gran parte de su gira europea debido a una infección en las cuerdas vocales de su cantante, Bill Kaulitz, cuya voz se ha ido apagando poco a poco.

En octubre de 2009 la cantante juvenil estadounidense Miley Cyrus salió corriendo de su propio concierto en Utah, a raíz de una inoportuna infección en la garganta que la alejó durante 15 minutos del escenario, al que regresó para poder concluir, a duras penas, su show.

El músico metalero Ozzy Osbourne se retiró del legendario Ozzfest en agosto de 2005, después de que se le fuera la voz en medio de un concierto en Washington cuando cantaba con su banda Black Sabbath.

Lo mismo le pasó a la cantante española Amaia Montero en 2006 en la ciudad de Salamanca durante un recital con su entonces grupo, La oreja de Van Gogh.

La famosa banda de rock The Killers debió reprogramar un concierto en Boulder, Colorado, en 2007, cuando su cantante, Brandon Flowers, desapareció del escenario por los problemas de garganta que afectaron irremediablemente su voz.

Esta vez le tocó a Páez, en medio de una ola de frío en Ciudad de México.

El periodista mexicano Chava Rock recordó que "Marilyn Manson una vez bajó prácticamente sin aire al concluir su concierto en el Palacio de los Deportes, pues le afectó demasiado la altura" de la capital mexicana con sus 2.200 metros sobre el nivel del mar.

"Otros quedan exhaustos, como en varias ocasiones le llegó a ocurrir a Saúl Hernández, líder de Jaguares, por los problemas que llegó a tener en su garganta. Terminaba ronco, pero nunca se lo vio a un nivel tan extremo como el que ahora le vimos a Fito".

Fuente: http://www.elmundo.es/america/2010/11/12/gentes/1289584923.html

YU