Celebran la valentía de Catherine Zeta-Jones por admitir problemas mentales

"Es una enfermedad que afecta sobre todo a personas hiperactivas", declaró a la AFP Martin Evers, director adjunto del hospital Northern Westchester de Nueva York, especializado en problemas de conducta.

"Es importante combatir la estigmatización de la enfermedad y precisamente, en el caso de los problemas de comportamiento, insistir en el hecho de que se puede seguir llevando una vida extremadamente productiva", agregó.

La representante de la actriz de "Chicago" y "La Máscara del Zorro", sorprendió el miércoles al mundo del espectáculo al anunciar que "luego del estrés del año pasado, Catherine decidió pasar un período en un centro especializado para tratar sus trastornos maníaco-depresivos", declaró en un comunicado Cece Yorke, representante de la actriz.

A los 41 años, "ella está muy bien y está impaciente por empezar a trabajar esta semana en sus dos próximas películas", agregó.

Entre los proyectos de la actriz figuran la película del italiano Gabriele Muccino "Playing the field", y "Lay the favorite", del cineasta británico Stephen Frears.

Catherine Zeta-Jones ganó el Oscar a mejor Actriz Secundaria por su papel en el musical "Chicago" (2002). Hasta ahora ha desarrollado una larga carrera en Hollywood que la llevaron a encabezar los elencos de cintas como "Traffic" y "Ocean's Twelve".

Para la Alianza Nacional de las Enfermedades Mentales (NAMI, por su sigla en inglés), este anuncio público por parte de una actriz famosa ayuda a los enfermos que padecen los mismos problemas.

"Ella está ayudando a normalizar este estado", declaró a la AFP Katrina Gay, directora de comunicación de la NAMI.

"Las enfermedades mentales son por lo general enfermedades que incomodan a la gente cuando se habla... y, por lo tanto, quedan como algo misterioso y a veces, incluso vergonzoso y con un estigma", dijo a la AFP.

"Por lo tanto, cuando personas que son famosas, incluyendo celebridades y otras personalidades remarcables, pueden ser muy honestas, eso sin duda que abre la vía a la información y concientiza a la gente" sobre el tema.

Aunque los problemas mentales pueden afectar a cualquier persona, existe una larga lista de personalidades del mundo de las artes y de la política que han sufrido en carne propia estas dolencias, entre ellos Sir Winston Churchill.

Entre los actores que sufren desorden bipolar, un trastorno del humor caracterizado por episodios que alternan euforia y depresión, figuran: Carrie Fisher, Ben Stiller, Russell Brand, Mel Gibson, Britney Spears y Brian Wilson, según publicó la revista The Hollywood Reporter.

De acuerdo con un experto en relaciones públicas de Hollywood, el reconocimiento público por parte de Zeta-Jones de su diagnóstico no tiene por qué dañar su carrera y seguramente atraerá más simpatía del público.

"Su decisión de hacer público su desorden bipolar la hace más humana y permite a aquellos que comparten la enfermedad sentirse más cerca de ella", declaró Dan Schawbel.

"Cuando las celebridades develan sus enfermedades, las personas las respetan aún más. Es preferible que una actriz admita que está enferma porque si no de alguna otra manera se enterará el público", explicó el experto en Hollywood a la AFP.