Charly García afirma que "nunca" tuvo intención de morirse; soy "adicto a la vida"

"¿Qué consigue saliendo en los medios? Quedar como un idiota: todo el mundo me ve bien. No entiendo el asunto. Parecería que él interpretara mi sonrisa como una mueca de horror", lamentó Charly García al ser consultado sobre las declaraciones de su hijo.

El rockero aseguró que las afirmaciones de Migue le produjeron "mucha angustia" porque lo ama, pero reconoció que "no es la primera vez" que lo "ataca" así, "furiosamente".

"Es injusto que haya hablado mal de mi novia, a quien adoro. Me siento como John Lennon cuando lo prendían fuego por Yoko Ono. Y se la agarró también con (el músico) Palito (Ortega), que puso los huevos sobre la mesa cuando me pasaban cosas feas", enfatizó el músico, de 59 años.

Migue García afirmó días atrás que a su padre "le están haciendo firmar cosas que no sabe", advirtió que hay "un rumor de sobre-medicación" y consideró que "podría estar mejor".

"Reemplacé las drogas por otra cosa, que se puede llamar amor, compasión, música. Eso es lo que soy en esencia. Llegué hasta un punto y paré", insistió el rockero, quien dijo además que su cuerpo "está limpio".

Por otra parte, Charly García anticipó que "esta semana o la otra" visitará al músico Gustavo Cerati, en coma desde mayo del año pasado por un accidente cerebrovascular.

"Lo que le pasó a Gustavo no fue por llevar la vida del rocanrol a ultranza. No creo que haya sido consecuencia de las drogas. Gustavo no es un santo, porque nadie en el rocanrol es santo, pero fue una desgracia", opinó.

En junio de 2008, Charly García causó destrozos en un hotel de la ciudad argentina de Mendoza (oeste), adonde había viajado para ofrecer un concierto, por lo que un juez le ordenó que se sometiera a un estricto tratamiento para dejar su adicción a las drogas y el alcohol.

Como consecuencia, el cantante permaneció internado durante varios meses en una clínica de Buenos Aires y luego continuó su tratamiento en una finca del músico "Palito" Ortega, a las afueras de la capital argentina.

García reanudó sus recitales a mediados del año pasado, cuando comenzó una gira por América Latina luego de someterse a un largo tratamiento para dejar su adicción.

García se hizo muy popular por utilizar la música para denunciar la situación de su país, con temas como "Los Dinosaurios", que habla sobre los desaparecidos en la última dictadura militar (1976-1983), o "No bombardeen Buenos Aires". EFE