Crece la polémica por un concierto de Pablo Milanés en Miami con amenazas legales

"Después de varias semanas de recopilación de evidencias, vídeos, grabaciones radiales, comunicados de prensa, notas en páginas de internet como Facebook, mensajes de textos no solicitados y con amenazas, hemos comunicado a nuestros abogados nuestro interés en poner fin a estas actos de vandalismo moral y ético mediante un proceso legal", dijo en un comunicado Cancio, presidente de Fuego Entertainment.

Grupos de exiliados cubanos en Miami, considerada la capital de la oposición al régimen comunista de la isla caribeña, realizan desde el mes pasado una campaña de envío de correos electrónicos y faxes a la alcaldía de la ciudad y la gerencia del coliseo donde se realizará el espectáculo, acusándolos de promover a "agentes comunistas de Fidel Castro".

"El concierto es una afrenta. Milanés es un agente ideológico de un gobierno enemigo y patrocinador del terrorismo. No lo queremos en la capital y el corazón del exilio", dijo Emilio Izquierdo, coordinador general del grupo Cuban American Patriots and Friends, al diario El Nuevo Herald.

Para los adversarios al régimen de Cuba y al intercambio cultural entre artistas cubanos y estadounidenses, es incluso una burla que se usen instalaciones privadas para eventos públicos porque el estadio donde está previsto el espectáculo "es de los contribuyentes", han repetido en los medios locales.

"No habrá cancelación y los preparativos continúan a toda marcha. Milanés llegará pronto a Miami", sostuvo por su parte Cancio.

En una entrevista a la AFP la semana pasada, Milanés confió en que el concierto se realizará más allá de los críticos.

"Yo creo que los cubanos más inteligentes, los cubanos más tolerantes, los cubanos más abiertos, los cubanos más dispuestos a iniciar un diálogo cultural están más dispuestos a que yo esté allí y eso se va a lograr", dijo el compositor de "Yolanda". AFP