Cristóbal Lander, Agustín en “El Árbol de Gabriel”: “Cuando quieres algo es necesario luchar por ello"

En esta nueva obra del canal de La Colina, Lander encarna a Agustín, esposo de Magdalena Miranda (Daniela Bascopé) y hombre de dos caras. Por un lado, se muestra como el esposo abnegado y buen padre, pero por el otro, es calculador, inescrupuloso y manipulador.

Cristóbal Lander asegura que este nuevo rol que asume “es un personaje muy rico de interpretar, ya que es muy diferente al típico protagonista bueno. Agustín tiene un poquito de todo, tiene su parte buena, porque quiere a su familia, pero también tiene matices, donde demuestra una parte oscura, dada por su doble vida”. El actor manifestó el agrado que siente al encontrarse formando parte de este estupendo elenco, de la mano de un gran personaje, por ello dijo: “Estoy disfrutándolo muchísimo. Vienen muchas cosas sorprendentes con Agustín”.

- Precisamente esa dualidad que vive Agustín, marca un factor que les será afín a muchos televidentes…

- Sí, de hecho él no puede vivir sin su esposa ni su amante. Muchas personas en la vida real han pasado por eso. Es fuerte. Eso pasa y real. Agustín es un ser humano y comete errores. Sin embargo, él no es malvado, sólo tiene algunas fallas pero por la situación en la que está envuelto, porque él considera que le están quitando a su esposa.

- ¿Cómo te has sentido trabajado junto a Daniela Bascopé?

- Me quito el sombrero, de verdad. Daniela es tremenda actriz. No entendemos muy bien en escena. Nos acotamos cosas. Hacemos un equipo realmente bueno y se refleje en pantalla. Es muy grato saber que se tiene una pauta de grabación larga, al lado de una gran actriz, que te ayuda y de la que puedes aprender.

- Comentas que en esta telenovela veremos muchas cosas que pasan en la vida real, ¿para ti este es el gancho de El Árbol de Gabriel?

- Por supuesto. El Árbol de Gabriel presenta una historia muy real, plantea temas que son afines. Por ejemplo, hay una historia de vientre en alquiler, a mí me ha sorprendido desde siempre que una persona tenga a otra creciendo dentro de su cuerpo durante nueve meses y que lo entregue. Me cuestiono, que quizá no hay sentimiento. Ahora que soy padre como que estoy más sensible con estos temas, antes no le prestaba mucha atención. Además es necesario acotar que esta telenovela es muy movida, siempre hay acción, se van descubriendo los conflictos rápidamente y eso le gusta al televidente.

- Ahora que vas a estar radicado acá en Venezuela, ¿cómo vas a manejar los tiempos para estar con tu hija?

- Ella vive en Miami. Ya hablé con la productora para que me de permiso de viajar cada 15 o 20 días para verla. Estará las vacaciones conmigo. Mi base de operaciones no es Miami, así que siempre sacaré tiempo para ver a mi hija. Hay una buena disposición de Gaby (Gaby Espino) hacia mí, en cuanto a los momentos en los que puedo buscar a la bebé. A veces ella me la trae. Lo importante es que existe una buena comunicación entre los dos y ambos sabemos que es por el bien de la niña.

- ¿Cuál es la premisa en la que fundamentas tu trabajo, que te han hecho cosechar éxitos y cruzar fronteras?

- Creo que es respeto a la profesión y a los compañeros. Uno en esta profesión tiene muchas cosas que aprender. Soy abogado de la Universidad Católica Andrés Bello y digo que he estudiado más en este negocio que en la carrera. Pienso que las oportunidades fuera de Venezuela, como la de México, no me llegaron de casualidad, sino que ya tenía muchos años preparándome, estudiando, tocando puertas, hasta que me llegó el momento, por la constancia. Cuando quieres algo es necesario luchar por ello.

- ¿Cómo llega un abogado a ser actor?

- Desde chiquito estaba metido en modelaje y todos mis amigos terminaron siendo actores. Estudié mi carrera y siempre estuve conectado al medio artístico. Me decidí hacer mi carrera, y muchas personas me aconsejaban probar en la actuación. Tenía mucho temor al comienzo. Me fueron dando oportunidades en el país. Luego, mi primera gran oportunidad fue en Colombia en la telenovela “Sin Vergüenza”. La actuación es una profesión que no es tan fácil y hay que prepararse y estudiar mucho. Yo admiro a los actores y a todos los profesionales involucrados en la elaboración de una telenovela. Siempre me pregunté cómo hacían los actores para aprenderse tantas escenas en tan poco tiempo. Ahora que estoy adentro, me doy cuenta que es fácil porque ya llega un punto en que entiendes al personaje, es parte de ti. No es necesario memorizar al caletre, sino saber quién es el personaje, para donde va y la manera como dice las cosas. Conocerlo.

- ¿Estás considerando otras propuestas de trabajo?

- He tenido propuestas para cine, me llamaron para dos obras de teatro, pero ya había adquirido el compromiso con la telenovela. Me hubiese gustado mucho haber podido participar en la película, porque es una historia que me llama la atención, además porque nunca he hecho cine, pero tampoco quiero cubrir el poco tiempo libre que me queda porque es el espacio que tengo para ver a mi hija. Entonces por eso digo que todo a su tiempo y con calma, si Dios quiere más adelante podré hacer teatro. Mis prioridades ahora son mi hija y la novela, sin menospreciar las ofertas que me hicieron. NP

Image

EA