Hollywood brinda en su funeral un último adiós a Tony Curtis en Las Vegas

Hablando en el Palm Mortuary en la famosa ciudad de los casinos, su hija Jamie Lee Curtis, de 51 años -a veces llorando- agregó: "No importa cuál es la pregunta, la respuesta es amor. Recuérdenlo siempre, por la memoria de mi padre".

La vida de Curtis podría haber salido directamente de alguna de sus películas: infancia difícil en el Bronx para convertirse en uno de los hombres de mayor presencia de Hollywood entre 1950 y 1960.

Una serie de éxitos junto a Burt Lancaster en los lejanos años de 1950 que incluyen papeles protagónicos en "Trapeze", "Spartacus" y "Sweet Smell of Success", lograron transformar al hijo de pobres inmigrantes húngaros en uno de los actores más requeridos.

Obtuvo su única nominación al Oscar por el filme "The Defiant Ones" en 1958, en el cual junto a Sidney Potier interpretaron a reclusos que escapan y pasan el resto de la historia esposados.

Curtis insistió en que su co-protagonista de raza negra recibiera la misma prima por la película, lo que fue algo vanguardista en la época.

Pero probablemente sea más conocido por su papel con Marilyn Monroe en "Some Like it Hot", en 1959.

Tras un romance de tres años con la joven Monroe, Curtis se casó seis veces. AFP