La novia de un príncipe: Kate Middleton en el ojo de la tormenta mediática

Pero la futura princesa no ha tenido que enfrentarse por ahora a las hordas de paparazzi que siguieron a Diana desde su compromiso en 1981 hasta su muerte en un accidente de coche en París 16 años después, gracias a una mejoría de las relaciones entre la prensa y el palacio.

"Hay gente alrededor de Guillermo y Kate que entiende las necesidades de los medios y de la opinión publica", dijo Max Clifford, un reconocido experto en Relaciones Públicas.

Clifford cree que la prensa probablemente respetará la intimidad de la pareja "durante alrededor de un año, siempre que los medios tengan suficientes oportunidades para hacer fotos y entrevistas de vez en cuando".

La Casa Real ha aceptado que debe ofrecer un buen acceso a la pareja para tener tranquila a la prensa, agregó.

"Así es como debe ser si la familia real quiere ser popular y quiere que la monarquía continúe en este país", explicó a la AFP.

A cambio de este acceso, la prensa británica aceptó informalmente no publicar fotos de la vida diaria de Guillermo y Kate.

El acuerdo funciona, coinciden los especialistas, pues la mayoría de las fotos de Kate publicadas desde su compromiso han sido en actos oficiales, como los viajes que hizo la pareja a la Universidad escocesa de Saint Andrews, donde se conocieron hace unos 10 años, o a Anglesey, en Gales, donde el príncipe trabaja como el piloto de helicópteros de búsqueda y rescate.

"Cuando has saturado el mercado con estas fotos, eso reduce el espacio para las fotos de paparazzi", explicó el veterano fotógrafo real Ian Jones.

Los periódicos también cambiaron después del trágico accidente de Diana, que muchos atribuyeron a los paparazzi que perseguían su coche, y endurecieron el código voluntario que rige su conducta.

"El nivel de intrusión se ha reducido mucho debido al cambio de código, que dice claramente que todo el mundo tiene derecho a intimidad", juzgó Bob Satchwell, director de la Sociedad de Redactores.

El palacio parece satisfecho con los cambios. "Entendemos que hay un enorme interés de los medios por la pareja en este momento, y especialmente por la señorita Middleton, pero creemos que tenemos una relación sana con los medios".

Todo no es sin embargo de color de rosa. En 2007, Kate se quejó por una foto publicada en el Daily Mirror y tomada en circunstancias que denunció como acoso. El diario pidió disculpas.

También se enviaron presuntamente cartas de advertencia después de que los fotógrafos la acribillaran fuera de su casa de Londres en su 25 cumpleaños.

Y el año pasado, sus abogados amenazaron con demandar a la agencia Rex Features por una foto de ella jugando a tenis durante unas vacaciones en el sureste de Inglaterra. Logró una indemnización y una disculpa, y las fotos nunca fueron publicadas en el Reino Unido.

Kate tiene más amparo legal que Diana gracias a un refuerzo de la legislación sobre protección de la vida privada, y Jenny Afia, socia del bufete londinense Schillings, estima que posiblemente lo necesitará.

"Los acuerdos voluntarios pueden funcionar porque están comercialmente motivados. Revistas como Hello! no tienen interés en granjearse la antipatía de la familia real", explicó la abogada a la AFP.

Pero, advirtió, "si hay una historia fantástica que merece poner en peligro la relación riesgo la relación, los medios se lanzarán".

El príncipe Guillermo y su prometida, Kate Middleton

AFP