Nueva York verá a un Jesucristo gordo de la mano del pintor Fernando Botero

"Llevo como cuatro o cinco meses pintando el Vía Crucis", apuntó Botero, para luego opinar que se trata de un tema "dramático" del que leyó "para arriba y para abajo" en búsqueda de inspiración.

El artista colombiano, que ya pintó más de treinta cuadros sobre el tema, apuntó que no sabe cuántas obras más hará sobre la materia, pero reconoció que está "muy entusiasmado" y hasta "obsesionado" con el asunto.

"Es un tema mayor de la pintura (...) hasta el siglo XVI era prácticamente un tema único de los pintores", opinó Botero.

No obstante, dijo que no hará esculturas sobre el Vía Crucis porque "no ve" el tema en ese formato.

Asimismo, explicó que solo hace esculturas cuando está en Italia, porque allí hay mucha facilidad para trabajar ese formato, dado que "están todas las fundiciones" y "todo lo que se necesita".

"Yo me dedico tres meses al año a la escultura cuando estoy en Italia y el resto del tiempo trato de pintar", concluyó Botero.

El artista (Medellín, 1938), que inició su actividad artística en 1948 como ilustrador del periódico El Colombiano y a partir de 1952 viajó a España, Francia e Italia, donde estudió a los grandes maestros, está estos días de visita en su ciudad natal. EFE