Uno de los integrantes de la agrupación 'tokio hotel' se pasa con las viagras

De vuelta al hotel, con compañía femenina, "me tomé otras dos", explica. "Seguramente demasiadas. Al día siguiente tenía la cabeza como un bombo y la visión borrosa", relata Kaulitz, que se resintió durante casi dos días de los efectos de las píldoras.

Su hermano y cantante de Tokio Hotel, Bill Kaulitz le recrimina en el mismo periódico que a él "no le hace falta tomar esas porquerías. Se pasa el día de todos modos permanentemente excitado".

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/14/gentes/1273831859.html

YU