Maracaibo está de luto por la muerte de Rincón González

"Se nos fue parte de nuestra historia musical con él. Rafael Rincón González es una referencia obligada de la historia musical venezolana, un maestro que vivió para dignificar a Maracaibo con sus letras. Una triste pérdida realmente", dijo el reconocido flautista zuliano Huáscar Barradas.

En El Saladillo, donde nació el 30 de septiembre de 1922, creció como un visionario de la cultura. Su padre, el reconocido pintor zuliano Neptalí Rincón, le dio como herencia una vocación inquebrantable.

Decía, en una de las miles de entrevistas que le hicieron: " Figurate que la gaita es tan sabrosa que se puede bailar sin necesidad del cantante. Recuerdo que una vez fuimos de gira a Caracas y estábamos en la Gran Avenida, en plena efervescencia de los hippies, cuando estábamos montados en el escenario y empezábamos a tratar de hacer el programa, se apareció una horda descalza con la ropa raída y con unos potes que golpeaban con piedras y hacían algarabía. Nosotros aun así tocamos y a lo que Deyanira empezó a cantar fue tal el impacto que se hizo el silencio y después, para que siguiéramos cantando, no nos dejaban bajar de la tarima".

El autor de los Pregones zulianos no necesitaba carta de presentación, para el Zulia era una referencia obligada. Para adultos y niños su rostro nunca fue ajeno pues siempre se mantuvo en cuanto evento gaitero se hiciera.

Su pérdida hoy es lamentada por miles de zulianos, quienes seguirán agradeciéndole por pintar la más hermosa música que, más allá de una simple composición, fomentó el verdadero amor que un ciudadano debe tener por su tierra.AVN