Francisco Medina, un soñador sin remedio

Francisco comenzó su carrera en el mundo del modelaje participando en diversas campañas publicitarias, y en la actuación debutó en Venevisión en la serie juvenil “Con toda el Alma” (2005), donde personificó a “Bombillo”. Su más reciente participación en TV fue en una telenovela juvenil para el canal Boomerang, “La Banda” (2010), donde interpretó a “Ricardo”. Anteriormente, personificó a “Francisco” en la producción dramática “Que el cielo me explique” (2010). En “El Árbol de Gabriel” interpreta a Felipe un joven caballeroso, inteligente, cariñoso, apasionado, romántico y detallista; “Es el típico príncipe azul (risas), no en vano proviene de la imaginación y los sueños de Brenda, quien decepcionada de los hombres, decide tener un relación con uno de ensueños que ella misma crea por medio de su imaginación; sin saber que un día, como todos los sueños que tenemos, éste se iba a hacer realidad”, señala el actor.

A Felipe le encanta el medio artístico y su sueño es triunfar en él, es por ello que va a buscar trabajo a “León Producciones”. “Su inocencia podría ser la llave que lo conduzca a triunfar o su mayor obstáculo”. Es en la productora donde conoce a Brenda (Mariely Ortega) y queda flechado. “Felipe desde niño tuvo dos cosas claras: primero, que le encanta una gordita y segundo, que no soporta a los niños, como dicen por ahí nada es perfecto (risas).”.

¿Qué significa este nuevo rol para tu carrera?

Felipe más que un reto, es una lección que me brinda la vida de que las personas pueden luchar por sus sueños, siempre recorriendo el camino correcto, el del honor, el de la buena fe, el del respeto. Además, Felipe y yo nos parecemos muchísimo (risas), eso me permite darle profundidad y realismo. Además debo confesar que mi vida fuera del trabajo es muy aburrida (risas), por eso decidí buscarme una profesión como ésta. Me gusta sazonar mi cotidianidad con personajes pintorescos que nacen de la mente de escritores tan brillantes como los que tenemos en Venezuela.

¿Cómo te sientes al regresar a Venevisión, canal donde comenzaste tu carrera hace 6 años?

Confieso que crecí viendo Venevisión y soñando algún día poder hacer arte a través de sus cámaras. Por lo tanto, comprenderán lo que es hoy en día para ese joven que creció en Maracay volver a formar parte de esta maravillosa familia y ver esa meta cumplida. Creo fielmente en la reciprocidad y en el agradecimiento, por lo tanto mi objetivo es retomar esa confianza que el canal y su producción han depositado en mí y en mi talento, con un gran trabajo actoral y un desbordado profesionalismo.

¿Podrías contar alguna anécdota que haya ocurrido en alguna grabación de la telenovela?

La novela entera pudiese ser una gran anécdota, porque es realmente mágico lo que pasa día tras día. Lo primero que me resultó muy cómico fue conseguirme nuevamente con una compañera a la que adoro, Laura Chimaras. Fue cómico porque ya llevamos tres proyectos juntos, trabajando uno tras otro y sin saberlo, cuando comenzamos a grabar es que nos encontramos y decimos: “ tú me estás siguiendo o yo a tí” (risas).

Además de ser actor y modelo… ¿Estudias o te interesa alguna otra carrera?

Si, de hecho con el favor de Dios ya este año termino mi carrera de Abogado. Siempre he dicho que el derecho es mi profesión, pero la actuación es mi pasión y mi vocación. La verdad es que en cierto modo la actuación y el derecho se parecen mucho, ya que en ambas defiendes realidades que no te pertenecen, pero que debes asumir como ciertas.

En el tiempo que estuviste fuera de la pantalla chica ¿Qué actividades desarrollaste?

Siempre invierto mi tiempo en aprender, aprender lo que sea, una nueva técnica de actuación, un deporte, una filosofía, lo que sea; el aprendizaje siempre es ganancia y tarde o temprano se utiliza. Durante ese tiempo hice unos cursos y talleres de actuación que siempre caen bien, seguí con mi carrera de derecho, hable con unos managers en el exterior para ciertos proyectos afuera; gracias a la proyección internacional que tuvo mi más reciente trabajo en la pantalla. Lo cierto es que soy una persona exageradamente dinámica, por no decir inquieta e intranquila, siempre tengo que estar trabajando en algún aspecto de mi vida, el relax y el descanso no se hicieron para mí (risas). La verdad, confieso que no me gusta tener tiempo libre. El poco que tengo lo trato de invertir en actividades físicas, troto, nado, voy al gimnasio, practico fútbol, beisbol, tennis… Cualquier actividad física me gusta.

¿Hasta ahora que es lo mejor que te ha pasado en la vida?

El momento en que decidí salir de mi ciudad natal, Maracay, y venirme a Caracas en busca de mi sueño, la actuación, hacer de mi talento mi forma de vida. Como todo sueño exige sacrificio, tuve que dejar a mi familia y mis amigos, y vivir solo en una ciudad desconocida. Gracias a Dios he ganado muchísimo, y hoy en día no me arrepiento de nada.

¿Cuál es tu principal motivación?

¡Mi familia!, sin duda alguna, ellos. Soy el primer artista en mi familia, no existe alguien en ella ni cercano al medio artístico. Para ellos todo esto es imposible, nuevo, desconocido, un hobbie solamente. Ya cada día se han ido dando cuenta que esto es mucho más que eso, que es tangible, real, y que sin duda alguna no es un pasatiempo, es mi forma de vida, y han ido aprendiendo de este mundo junto a mí.

¿Un sueño por cumplir?

¿Uno? ¡Tengo millones! … Representar a mi país en una nominación a un Oscar, a un Golden Globe, y obviamente su consecuente obtención. Quiero hacer televisión y cine de calidad en mi país y en el extranjero, calidad en cuanto a mi trabajo como actor… Eso por mencionar algunos de los más ambiciosos. La verdad creo que vivo más en los sueños que en la vida real, creo que eso es bueno para nosotros los artistas, nunca perder esa magia en el pensamiento y esa ambición en el corazón… ¡Soy un soñador sin remedio! Nunca le pongo límites a mis metas, ni a mis sueños, los dirijo, pero no los limito… Como dicen por ahí, apunto a la luna para que así, aún si no le atino, por lo menos le doy a las estrellas.

Finalmente… además de “El Árbol de Gabriel”… ¿Tienes otros proyectos laborales?

En estos momentos tengo varios proyectos. Por un lado tengo una obra de teatro de comedia que se llama “Como mandar a su pareja al Carajo”, donde comparto el escenario con las grandes actrices Milena Santander y Mercedes Salaya. Por otra parte tengo un proyecto infantil de teatro que se llama “El Príncipe Caspian y las monomagias”, donde interpreto al príncipe Caspian, y comparto elenco con excelentes profesionales como Astrid Carolina Herrera, Fedra López, Deyalit López, Georgina Palacios, Cesar Flores, entre muchos otros grandes artistas. NP

EA