Los Amigos Invisibles lamentan el asesinato del manager de Caramelos de Cianuro

He aquí algunas palabras que Cheo se escribió en nombre de la banda y en solidaridad con la familia y amigos de nuestro hermano Libero. Seguimos devastados:

A lo largo de nuestra humilde vida como músicos venezolanos, una de las cosas más gratificantes y hermosas que nos ha pasado ha sido reír junto a los compatriotas con los que compartimos haber escogido, hace años, el mismo camino. Con el que hace 20 años tenía un fanzine en su colegio y después se convirtió en un gran periodista musical. Con aquel que cargaba cornetas y hoy es un cotizado ingeniero de sonido.

Con el que te ayudaba con los cables y ahora es dueño de las tarimas en las quetocas. Con el que apenas sabía afinar su guitarra y actualmente charrasquea detarima en tarima. O con ese fan amante de las bandas convertido en uno de los managers más exitosos del país.

Hoy, estamos de luto: un compañero de mil batallas se fue. Ya no estará con nosotros uno de nuestros sabios chinos. Ya no estará ahí aquel caballero de voz paternal y sonrisa calmada que detrás de una tarima nos abrazaba como un primo mientras nos recordaba cuáles canciones faltaron en el set. Ya no habrá más bromas acerca de cómo
el camerino de Caramelos es más bonito que el nuestro, ni conversaciones trasnochadas de hotel sin hielo, ni más alegrías por volver a vernos fuera del país representando y haciendo lo que más nos gusta.

Sin palabras. Estamos llenos de tristeza, pues no sólo se fue alguien por quien sentimos muchísimo aprecio, sino también porque la música venezolana ya no tiene en sus filas a uno de sus más fuertes soldados. Libero se suma a la inmensa lista de compatriotas que cayeron en manos de esa Venezuela contra la que todos estamos indefensos esperando que llegue una tal paz que parece haber olvidado dónde vivimos.

Nuestro más profundo respeto a su familia, sus amigos y nuestros hermanos de Cianuro por esta irreparable pérdida.

Chao broder, ¡vas a hacer muchísima falta!