Así será el nacimiento del bebé de los Duques de Cambridge

La Casa Real ha guardado hasta ahora un prudente silencio a pesar del aluvión de rumores y supuestas informaciones en torno al embarazo de la duquesa Catalina. Pero, esta semana, han trascendido varios elementos de una secuencia biológica e informativa que mezclará tradición con ciertos elementos de espectáculo y teatralidad. «Aunque es un acontecimiento íntimo y privado, los Duques de Cambridge son conscientes de que será un momento de celebración nacional y que muchos querrán compartir su alegría», ha explicado un portavoz del Palacio de St. James.

Según confirmaron, la pareja no quiere saber el sexo de su bebé hasta que nazca, por lo que solamente se sabe que no hay gemelos y que nacerá, si todo va bien, en el mismo hospital de Londres en el que nació el Príncipe Guillermo en 1982. El hijo mayor del Príncipe Carlos y Lady Di fue el primer heredero al trono en nacer en un centro médico. Su padre vino al mundo en el Palacio de Buckingham, mientras que la Reina lo hizo en la residencia de sus abuelos maternos en Mayfair. Aunque hay otros hospitales del país preparados para un posible «parto real» -por ejemplo, un centro cercano a la residencia familiar de los Middleton en Berkshire-, el que será tercero o tercera en la línea sucesoria de la dinastía nacerá en el ala privada del hospital de Saint Mary’s. En este centro de la seguridad social británica en Paddington descubrió Alexander Fleming la penicilina en 1928.

El parto en el ala Lindo tiene un coste estimado de unos 12.000 euros, siempre que Catalina permanezca ingresada unas dos noches, como es habitual. El futuro padre ha expresado su deseo de estar presente en el parto. Para ello, la Fuerza Aérea tiene previsto un posible traslado de urgencia en helicóptero desde la base galesa de Anglesey en la que está a punto de completar su formación como piloto de rescate. Su propio padre estaba jugando al squash cuando Lady Di se puso de parto. Ante la posibilidad de que no pueda llegar a tiempo, el «Daily Mail» cree que la madre y la hermana de la Duquesa estarán también presentes. Por ello, Carole y Pippa Middleton podrían conocer el sexo del bebé antes que la propia Reina, a quien probablemente se lo anunciará su nieto.

Parto natural

Kate tiene decidido que prefiere un parto natural a la cesárea. En Inglaterra, un cuarto de los partos son por cesárea. Y algunos daban por hecho que este sería el método elegido por considerar a la Duquesa «demasiado pija para empujar». Otras informaciones apuntan a un posible parto en la bañera y sin epidural, una opción común en los centros de natalidad británicos, pero que ninguna fuente oficial ha mencionado. Estará asistida por el que fue el ginecólogo de la Reina, el doctor Marcus Setchell. Sí se sabe que no estará presente en el paritorio la ministra de Interior, como fue habitual en el nacimiento de herederos al trono hasta 1948, poco antes del nacimiento del Príncipe de Gales. Así ocurrió cuando nació la Reina en 1926.

El ingreso de la Duquesa será hecho público de inmediato por la Casa Real, obligados por el previsible asedio mediático al hospital de St. Mary’s a partir del mes que viene. Un portavoz pedía esta semana «sensibilidad» a los medios por el recuerdo de las trágicas consecuencias de la broma telefónica de una radio australiana, que llevó al suicidio de una enfermera cuando Catalina fue ingresada en el hospital Eduardo VII en diciembre. La primera indicación de que el bebé ha nacido será cuando un empleado de la Casa Real salga por la puerta principal del hospital con un certificado especial de nacimiento, firmado probablemente por cinco o seis médicos. El documento será llevado en coche, bajo escolta policial, a Buckingham Palace.

«Veremos primero un poco de teatro cuando salga el sobre, y quizás todavía no podamos saber el sexo del bebé», explica a la BBC el historiador real Hugo Vickers. «En realidad, lo sabremos cuando quiera el Príncipe Guillermo, que logró que no se filtrara nada antes de tiempo durante su propia boda en 2011», cree. Tanto la Reina como el primer ministro David Cameron serán informados antes de que se haga público. El trípode será expuesto, siempre que sea de día, delante de las verjas del palacio, a la vista del público. Será el mismo trípode con el que se anunció hace 30 años el nacimiento del Príncipe Guillermo.

En ese momento sí podrá saberse si se trata de un niño o una niña, identificado en el boletín como Su Alteza Real el Príncipe o la Princesa, según el caso, seguido del nombre de pila elegido. Aunque no es formalmente necesario que la criatura tenga un apellido, sus padres podrán elegir entre estos tres: Cambridge, Wales -el Príncipe Guillermo es Capitán Wales en la Fuerza Aérea, por ejemplo- o Mountbatten- Windsor, el apellido elegido por Isabel II y el Duque de Edimburgo para su familia. Si es bautizado, como lo fue su padre unas cuatro semanas después de nacer, el bebé llevará una réplica del vestido empleado por los herederos al trono desde 1841. A partir de ahí, la tradición debería dar paso al modo de vida moderno que querrá construir la joven pareja cuando se trasladen al palacio de Kensington en el otoño.

Fuente: ABC.es

EA