Britney expulsa a tres bailarines por drogarse

La intención del progenitor de Britney es que su hija no vuelva a caer en la espiral de malos hábitos a los que estuvo enganchada en los últimos años. Fuentes cercanas a la familia Spears, explicaron que el cabeza de familia dejó muy claro, antes de iniciar la gira, que no iba a consentir comportamientos de este tipo en el equipo de su hija.

De hecho, en los contratos se especificaba que el consumo de drogas o alcohol sería motivo de despido. Sin embargo, explican varias fuentes al 'Daily Mail' en una información recogida por otr/press, "los bailarines nunca pensaron que se les haría un control de este tipo", por órdenes de Jamie, que es el 'guardian' de Britney desde que asumió la custodia legal y económica de la Princesa del Pop.

Al parecer, los jóvenes pidieron a la cantante una segunda oportunidad pero ella "no dudó ni un segundo en enseñarles la puerta", comentan al diario británico. Estos allegados explican, además, que Jamie está obsesionado con todo lo que rodea a su hija y no hubiera permitido que Britney continuara en la gira rodeada de estos bailarines a pesar de que, tras muchos meses de ensayos, "todos formaban una auténtica familia", aseguran.

Según los amigos de la cantante, el tour de 'Circus' está siendo todo disciplina y mucho trabajo, ya que el padre de la intérprete de 'Toxic' está siempre "vigilando' lo que hacen Britney y sus empleados. "En la última gira Britney se iba de fiesta con los bailarines tras cada concierto y acabó sobrepasándose y casándose con uno de sus empleados, Kevin Federline", explican, "el padre no quiere que esto se repita".

Tras todo este jaleo, la cantante ha decidido relajarse en un hotel de Miami, en donde toma fuerzas junto a sus dos hijos Sean Preston, de 3 años, y Jayden James, de dos, tomando el sol y bañándose en la piscina. Además, se levantó muy temprano para poder ir de compras por la ciudad. Todavía no se la ha fotografiado junto a su ex marido, que le acompaña en esta gira para poder estar junto a sus hijos.

Pero no todo fue tiempo para sí misma, antes de emprender rumbo a Nueva York para su próximo concierto, la joven de 27 años visitó un hospital infantil en Miami, al que donó 100.000 dólares para un programa de visitas de payasos que mejoren la vida de los niños en el centro sanitario.

Fuente: http://www.europapress.es/gente/noticia-britney-spears-despide-tres-bail...

Y.U.