Canguro asado en el menú de los duques de Sussex en Australia

Canguro asado en el menú de los duques de Sussex en Australia

Canguro asado fue este jueves el plato estrella del menú que degustaron el príncipe Enrique y su esposa Meghan en Melbourne, la segunda mayor ciudad de Australia, donde fueron recibido con gritos de alegría por miles de admiradores.

Blandiendo flores y banderas, numerosos australianos se desplazaron a saludar a la pareja real británica que espera su primer hijo para la primavera, en el tercer día de su visita al país.

El príncipe Enrique y la exactriz estadounidense pasaron solo unas horas en Melbourne, donde también visitaron una playa.

"Me gusta todo lo que representan. Como seres humanos hay muchas razones para admirarlos", se extasió una joven admiradora en los micrófonos de la cadena de televisión pública ABC.

Una adolescente, que llevaba una pancarta que rezaba "Estoy aquí desde las 4 de la madrugada, te quiero desde que tenía ocho años", lloró de alegría al abrazarse al duque de Sussex.

"Me vas a causar problemas", bromeó el príncipe.

Meghan recibió multitud de ramos de flores y regalos para el futuro bebé, anunciado el lunes por el Palacio de Kensington.

Un niño de cinco años le regaló un collar artesanal. "Lo he hecho con pasta, la he sumergido en pintura dorada y la he enfilado en una cuerda", explicó a la web news.com.au.

La joven llevaba una gabardina de color beige atribuida al diseñador australiano establecido en París Martin Grant, un vestido azul marino de la estrella de la moda local Dion Lee y un bolso de Gucci.

Tras su baño de multitudes, la pareja estuvo en la residencia de la gobernadora del estado de Victoria y representante de la Corona británica, Linda Dessau, antes de dirigirse a un restaurante conocido por sus especialidades cocinadas por chefs indígenas.

En el menú: canguro asado y jabalí salvaje, según la televisión Channel Nine.

Enrique y Meghan regresarán hacia el final de la semana a Sídney, donde el príncipe escalará el Puente de la Bahía y izará la bandera para inaugurar los Invictus Games, una competición para excombatientes con discapacidad y heridos de guerra.

Su gira de 16 días por el Pacífico les llevará también a la Isla Fraser, la mayor isla de arena del mundo, en Queensland. Posteriormente visitarán Fiyi, Tonga y Nueva Zelanda. AFP / RA