Carmen Victoria Pérez, animadora de voz sensual y elegancia innata

Carmen Victoria Pérez, animadora de voz sensual y elegancia innata

Fallecida en 2019 de un paro respiratorio, quien era considerada como la número uno en su especialidad estuviese cumpliendo hoy 79 años,

Si alguna figura artística de nuestro país era sumamente apreciada por su simpatía, don de gente y profesionalismo, esa era Carmen Victoria Pérez, una mujer cuya voz sugerente y reconocible, así como su poderosa elegancia natural, la llevaron a ser considerada como la animadora número uno de la televisión venezolana, un sitial en el cual permaneció durante sus casi 60 años de actividad profesional.

Nació en Caracas el 7 de abril de 1941, por lo cual hoy estuviese cumpliendo 79 años. Comenzó en la pequeña pantalla a los 19, nada más y nada menos que con Renny Ottolina, en Radio Caracas Televisión, quien se convertiría en su guía y mentor, según declaraba cada vez que le preguntaban en torno a las referencias que le sirvieron de guía en su profesión.

Trabajó también con otro destacado animador venezolano, Guillermo González, en la época en que pertenecía a Radio Caracas Televisión. En ese canal, al igual que en Venevisión, incursionó también como actriz de telenovelas, alternando con luminarias de la talla de Marina Baura, José Bardina, Eduardo Serrano, Marisela Berti, Doris Wells, Hilda Carrero, Eva Blanco, Raúl Amundaray y Elio Rubens.

Su impecable dicción y su portentosa voz, aunados a la elegancia de su estilo, pronto le ganarían un lugar relevante entre los animadores del país. La disciplina y la vocación fueron los principales ingredientes de su éxito. “Una animadora, de cualquier evento, tiene que tener, primero que nada, disciplina, mucha disciplina. Luego, una gran vocación, pasión y, sobre todo, un sentimiento de respeto por el público”, decía.

Luego de sus años iniciales en Rctv, pasó a formar parte del staff de Venezolana de Televisión, donde desempeñó un cargo ejecutivo y animaba un programa semanal de entrevistas. Después la contrataron en Venevisión, canal en el cual será siempre recordada por haber conducido, junto a Gilberto Correa, una etapa estelar del certamen de Miss Venezuela, entonces producido por otro notable de nuestra TV, Joaquín Riviera, quien concibió el concurso como una suntuosa y espectacular revista musical, al estilo de Broadway y Las Vegas, donde Carmen Victoria protagonizaba uno de los segmentos más esperados cada año, al salir ataviada con un traje especial que confeccionaba especialmente para ella el gran Guy Meliet, genio creativo de la alta costura.

La animadora y Meliet integraron un tándem imbatible, donde la moda con sello nacional reinaba al mismo nivel de las participantes del concurso de belleza más importante del país.

-¿Que cómo era el proceso de Meliet para la creación de esos vestidos? -confesó en una ocasión al periodista Simón Villamizar- Al principio, él te tiraba una tela encima, y sobre ella iba diseñando la figura. Pero después cambió el método: Yo llegaba a su atelier a las 9 de la noche, después de que se desocupaba de sus clientes, y nos sentábamos los dos a decidir qué íbamos a hacer. Salía a las 12 de la medianoche o a la 1 de la madrugada. Nos reuníamos una, dos y tres veces. Y poco a poco iban perfilándose los vestidos. Su estudio era muy simple: Tenía un espejo y un pasillo muy largo. Y él me decía: “¡Camina!”. Así comenzaba a visualizarme sobre el escenario.

Después de esa fructífera etapa, y consolidada como la animadora número uno de Venezuela, en los últimos años de su carrera conducía el programa radial “Dimes y diretes”, junto al periodista Isnardo Bravo, transmitido por La Romántica 88.9 FM, del Circuito FM Center.

En esos avatares se encontraba, cuando le sobrevino la muerte el 27 de julio de 2019, a los 78 años, como consecuencia de un paro respiratorio. Días antes había recibido el doctorado honoris causa en comunicación social, por parte de la Universidad Católica Santa Rosa, en Caracas, en atención a su larga trayectoria en radio y TV.

Aquilino José Mata/ Informe 21