Chespirito, el comediante que marcó la infancia de A. Latina

El comediante nació el 21 de febrero de 1929 en el seno de una familia de clase media de Ciudad de México. Su padre, un bohemio amante de las artes, trabajó como pintor e ilustrador de importantes diarios, pero su vida desenfrenada le hizo morir precozmente cuando el frágil Roberto tenía seis años.

"Mi característica principal fue siempre el miedo, desde niño. Recuerdo que me daba miedo asomarme abajo de las camas (...) Y de jovencillo peor, por eso he sido pelionero (peleón)", reflexionó Gómez Bolaños en una de las muchas entrevistas que concedió.

Del cuadrilátero a los escenarios

De adolescente, Gómez Bolaños soñaba con ser futbolista y destacó en torneos escolares de boxeo que disputaba a escondidas de su madre. Más tarde, inició estudios de ingeniería pero, a los 22 años, se lanzó a escribir anuncios en una agencia de publicidad y luego debutó como guionista en programas de radio, televisión y cine que alcanzaron fama.

Más tarde, aprovechó la ausencia de algún actor en las grabaciones para hacer sus pinitos frente a las cámaras, gestándose así el comediante que encarnaría los personajes surgidos de su propia imaginación.

A los 40 años, Gómez Bolaños irrumpió en la televisión mexicana con su programa "Chespirito", que con interpretaciones diversas fue transmitido durante 25 años ininterrumpidos en horario estelar. Tras alcanzar inauditos niveles de audiencia fue exportado al resto de América Latina y España.

"Sin querer queriendo"

Enfundado en un ajustadísimo traje color rojo y calzoncillos amarillos, el 'Chapulín Colorado' fue uno de sus personajes más célebres y una suerte de superhéroe latinoamericano que Gómez Bolaños encarnó para contar las increíbles aventuras que le valían sus dudosos poderes sobrenaturales.

"Más ágil que una tortuga, más fuerte que un ratón, más noble que una lechuga, su escudo es un corazón", decía una voz en off para presentar al personaje.

"El valor no consiste en carecer de miedo, sino en superar el miedo. 'El Chapulín Colorado' lo hacía consciente de que era pequeño, débil, tonto, torpe (...) pero se enfrentaba al problema. Ese es un héroe", dijo Gómez Bolaños una vez convertido en leyenda.

El comediante también dio vida al pusilánime 'Chómpiras', un ladronzuelo sin talento, el 'Doctor Chapatín', que no gustaba que le recordaran que era viejo o al chiflado 'Chaparrón'.

Pero su personaje más celebrado fue el 'Chavo del Ocho', un niño huérfano y pobre que vivía en una vecindad y que se escudaba en la frase "fue sin querer queriendo" para excusarse de sus travesuras.

La pluma de Gómez Bolaños, que vivía retirado en el balneario de Cancún (sureste), donde murió tras años aquejado de enfermedades respiratorias, traspasó los libretos para la pantalla chica, como lo demuestran la película "El Chanfle" y la obra teatral "11 y 12", que protagonizó y produjo.

Además, escribió "El Diario del Chavo del Ocho" (2005) y sus memorias en "Sin Querer Queriendo" (2007).

Sinsabores del mundo 'Chespirito'

En su vida personal, Gómez Bolaños se casó en primeras nupcias con Graciela Fernández, con quien tuvo seis hijos, cinco de ellos mujeres y un varón, Roberto, quien dirigió y produjo telenovelas.

Pero la vida itinerante que el éxito trajo a 'Chespirito' acabó con este matrimonio y decidió unirse a Florinda Meza, una actriz que colaboró con él desde sus inicios y lo acompañó hasta el final de sus días.

Uno de los puntos negros de su biografía fueron las amargas disputas con los actores María Antonieta de las Nieves y Carlos Villagrán, quienes buscaron hacer carrera por su cuenta, peleando la autoría y los derechos de sus respectivos personajes, 'La Chilindrina' y 'Kiko', en pleno el éxito del "Chavo del ocho".

Gómez Bolaños había asegurado no guardar rencor a sus compañeros y conservó su característico sentido del humor hasta el final.

"¿Para qué quieren mi perfil si soy más guapo de frente?", se lee en la cabecera de su cuenta de Twitter, que abrió a sus 82 años y que tiene con más de seis millones de seguidores.

La vecindad del "Chavo" y admiradores de todo el continente lloran a "Chespirito"

Los actores que dieron vida al "Profesor Jirafales", el "Señor Barriga" y la "Chilindrina" lloraban este viernes al creador de sus personajes, el comediante Roberto Gómez Bolaños "Chespirito", cuyo fallecimiento desencadenó una cascada de agradecimientos en esta región a la que hizo reír por décadas.

"Estoy anonadado, verdaderamente destrozado. No solamente se nos fue el amigo, el compañero, el hermano. Se fue el mejor escritor de comedia que haya habido en los últimos 100 años en México", dijo a la cadena Foro TV Rubén Aguirre, que encarnó al emblemático "Profesor Jirafales" en la serie "El chavo del ocho".

Sin poder pronunciar prácticamente palabra por el llanto, Edgar Vivar, el "Señor Barriga", reconoció estar "en estado de shock"

"No pensé que me iba a afectar tanto (...) Lo recordaré siempre con una sonrisa", dijo a la cadena Televisa.

De su lado, María Antonieta de las Nieves, la niña sin un diente que siempre traía un suéter al revés, dijo en Twitter: "Gracias por haber hecho feliz a tanta gente y por los maravillosos momentos que compartimos en el grupo".

El fallecimiento impactó al mundo cultural, deportivo y político de México y América Latina, donde millones de niños crecieron disfrutando de las míticas series de Gómez Bolaños, que aún hoy siguen siendo retransmitidas en muchos países.

Cadenas de televisión de América Latina le dedicaban este viernes programas especiales al actor, que también encabezaba las portadas de las ediciones digitales de los principales medios de la región.

"¿Y ahora quien podrá defendernos?"

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, fue de los primeros en expresar su pésame a la familia y el país.

"México ha perdido a un ícono, cuyo trabajo ha trascendido generaciones y fronteras", dijo el mandatario en su cuenta de Twitter.

En Costa Rica, el expresidente y Premio Nobel de la Paz Óscar Arias, que en 2008 recibió a Gómez Bolaños, expresó que "con la muerte de Chespirito perdemos los hombres y mujeres de habla hispana a una persona que nos entretuvo y divirtió durante muchas décadas".

"¿Y ahora quien podrá defendernos?", se preguntaba de su lado la banda mexicana Molotov, con la frase mágica que hacía aparecer en escena al "Chapulín Colorado", otro de los entrañables personajes de Gómez Bolaños, mientras que la actriz de telenovelas Ninel Conde emuló otra de las más famosas del "Chavo": "Y sin querer queriendo seguirás en nuestros corazones de generación en generación".

"La que parece de limón es de jamaica pero sabe a tamarindo... El chavo del 8 siempre será el mejor...", le homenajeó en Twitter René Pérez (Residente), cantante del grupo puertorriqueño Calle 13.

"Descanse en paz, eterno Chaves (Chavo) y Chapulín! Un gran mexicano que hizo parte de mi infancia y de la de muchos brasileños", recordó el futbolista Ronaldinho.

También en Argentina se sintió el fallecimiento. "Gracias por habernos hecho crecer con una sonrisa y con tu humor tan sano. Descansa en paz, te lo has ganado Chavo", dijo el futbolista pampero Javier Mascherano, del FC Barcelona español.

Las dos figuras internacionales del fútbol mexicano, Javier 'Chicharito' Hernández (Real Madrid, España) y Carlos Vela (Real Sociedad, España), también enviaron mensajes de agradecimiento para uno de los artistas más queridos de la historia de su país.

"El hat trick de hoy, lo dedico a la memoria de chespirito", escribió en Twitter Carlos Vela después de anotar los tres goles del triunfo 3-0 de su equipo este viernes ante el Elche.

Secretos del abrumador y longevo éxito del "chavo del ocho"

Cuatro décadas después de su estreno, la serie estrella del fallecido comediante mexicano Roberto Gómez Bolaños, "El chavo del ocho", sigue emitiéndose en canales de toda América Latina pese a la acérrima competencia de nuevos programas y animaciones infantiles.

¿Por qué esa comunidad de vecinos ideada en 1971 por Gómez Bolaños 'Chespirito' -fallecido el viernes a los 85 años- aún sobrevive en la pequeña pantalla pese a que no tiene episodios nuevos desde 1980?

El caso es inédito y prácticamente sólo se puede comparar con el fenómeno de la pionera serie estadounidense "Dallas".

Pero "El Chavo" -o "Chaves" en Brasil- ha ido más allá y han sido varias generaciones, principalmente de latinoamericanos, las que han crecido y reído con esta serie que se ha doblado a 50 idiomas y que desde 2006 cuenta con su versión de dibujos animados.

"La animación actual está yendo hacia el cinismo. Es delirante o grotesca como 'Bob Esponja', hay mucha violencia y 'El Chavo' sigue siendo puro, blanco, ingenuo, que son valores que un niño tiene y que luego le arrebata el mundo", explica a la AFP José Antonio Valdés, reputado crítico de cine y televisión mexicano.

La pobreza compartida

Situada en una humilde comunidad de vecinos de Ciudad de México, la serie narra a través de la comedia el día a día de una serie de personajes encabezados por "El chavo del ocho", un niño huérfano y pobre que vive en un barril y ansía poder comerse una torta (sándwich) de jamón como las del dueño del condominio, el Señor Barriga.

En la comunidad, el pequeño -encarnado por un cuarentón 'Chespirito'- convive con vecinos comunes como Don Ramón, un desempleado moroso que busca trabajo rezando por no encontrarlo; o Doña Florinda, una madre soltera que junto a su hijo Quico presume de su mejor condición social despreciando a la "chusma".

Principalmente, "el impacto de la serie se da en Iberoamérica, donde esos niveles de pobreza son comunes, donde la población es muy popular, por lo que 'El chavo del ocho' se vuelve universal", argumenta Valdés.

El personaje más célebre de Gómez Bolaños apareció por primera vez en 1970 en escenas del programa "Chespirito" pero, debido a su éxito, la cadena Televisa decidió dedicarle a partir de 1971 una serie que llegó a tener 290 episodios hasta su última emisión en enero de 1980.

'Chespirito' entendió que "la comedia tiene que ver con profundidad, tiene que ver con crítica social (...) y si tú revisas los libretos de 'El chavo del ocho' puedes encontrar unos códigos bien interesantes que te hablan de nuestra pobreza, de nuestras carencias, de la importancia de la familia, del rol de la madre... Realmente es nuestro Molière", opina el crítico televisivo Álvaro Cuesta.

Una multitud de figuras públicas, incluidos tres presidentes latinoamericanos, y su legión de admiradores enviaron el viernes mensajes de agradecimiento a Gómez Bolaños por haberles provocado tantas risas durante su infancia.

Amado... pero también criticado

Igual que el otro personaje cómico universal de México, 'Cantinflas', "El chavo del ocho" ha tenido también detractores que le critican su humor fácil o la transmisión de valores conservadores y discriminatorios.

Para el sociólogo e investigador de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Raúl Rojas Soriano, los chistes que hacía Quico sobre la pobreza de "El Chavo", las bromas sobre la obesidad de Ñoño o el rechazo de la comunidad a la vieja Bruja del 71 exaltan comportamientos clasistas y machistas.

"Las situaciones que ocurren entre los personajes podrían parecer chistosas, pero en realidad son un reflejo grave de la sociedad y el programa no aporta soluciones para mejorar la vida social de los habitantes de una vecindad. Al contrario, se les denigra más y más", considera el académico.

Con admiradores compungidos en todo el continente por la muerte de 'Chespirito', a quien se rendirán grandes homenajes el fin de semana, su serie más celebrada parece seguir su larga vida sin fecha de caducidad a la vista. AFP

EA