Dr. House tiene su estrella en Hollywood

Dr. House tiene su estrella en Hollywood

Gregory House hubiera rechazado cualquier homenaje, pero la estrella no era para el mordaz médico de la televisión sino para el actor que le dio vida: Hugh Laurie entró este martes en la élite del paseo de la fama de Hollywood.

Conocido también por sus papeles en series como "Veep", "Chance" y "El infiltrado", además de varias películas, el británico recibió el galardón acompañado por amigos y cercanos colegas de trabajo.

"No es un mundo justo y mi confesión es que tengo 57 años ahora y he vivido una vida de extraordinaria fortuna de comienzo a fin, tanto que todos los días estoy esperando que caiga el piano sobre mi cabeza para dar un balance", expresó el también comediante, que agradeció a Estados Unidos por inventar los jeans, la pizza y el "soneto en una copa" que es el martini.

Laurie, que posó acostado junto a su estrella, tiene dos Globos de Oro consecutivos (2006 y 2007) por "House" y fue nominado al Emmy siete veces, aunque hasta ahora no lo ganó.

Quien llegara a ser el actor mejor pagado de la televisión estadounidense, ha sido también productor, director y escritor -publicó una novela-, así como un exitoso músico de jazz y blues. Tiene de hecho dos de los discos más vendidos de todos los tiempos y sale generalmente de gira con su banda "The Copper Bottom".

Nacido en Oxford, Inglaterra, Laurie comenzó su carrera como comediante en la Universidad de Cambridge, junto a Stephen Fry, Emma Thompson y Tilda Swinton, después que una fiebre glandular frustrara sus aspiraciones de seguir los pasos de su padre y buscar un lugar en el equipo olímpico de remo.

Fry prestó tributo a su "repulsivamente buen mozo" amigo, a quien describió como una "absurdamente talentosa" persona en numerosos aspectos.

En la gran pantalla, Laurie participó en "Tomorrowland: el mundo del mañana", "Sensatez y sentimientos", "El hombre de la máscara de hierro" y "Stuart Little".

Laurie, que llevaba medias con la estampa de la bandera británica, expresó que sentía el privilegio de formar parte de la industria, que aunque a veces es trivial, puede igualmente tocar la vida de muchas personas.

"Perdí la cuenta del número de jóvenes que he conocido y me dicen que estudian o practican medicina porque vieron 'House'", celebró.

AFP / SG