El Mardi Gras sigue dando guerra a pesar del coronavirus

El Mardi Gras sigue dando guerra a pesar del coronavirus

El Mardi Gras, el tradicional carnaval estadounidense que termina este martes en la ciudad de Nueva Orleans (Luisiana), no ha alterado un ápice su programación debido al brote de coronavirus después de que este martes los CDC calificaran como inevitable la expansión de esta enfermedad en Estados Unidos.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) aseguraron este martes que el coronavirus COVID-19 se propagará por Estados Unidos y que las familias del país deben prepararse para una pérdida de ingresos y cambios en la vida cotidiana.

"No se trata de si el coronavirus se propagará por Estados Unidos, sino de cuándo y cuántas personas tendrán una enfermedad grave", dijo hoy en una teleconferencia Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias, de los CDC.

A pesar de esta afirmación, ni los organizadores de esta tradicional fiesta ni las autoridades locales han mostrado ninguna intención de poner fin al carnaval de la ciudad, algo que sí ha pasado en otros rincones del mundo.

En Italia, donde ya se registran 322 casos y 10 fallecidos, los temores por la propagación del nuevo coronavirus hicieron que la semana pasada se carcelera el carnaval de Venecia y se anunciará el cierre de las escuelas durante esta semana en las regiones de Lombardía, Véneto y Piamonte.

Esta festividad es, al igual que en Nueva Orleans, uno de los eventos más importantes de la ciudad de los canales.

Cifras

Las últimas cifras oficiales apuntan a que hay 53 casos confirmados del coronavirus COVID-19 en Estados Unidos, de los cuales 36 corresponden a pasajeros del crucero Diamond Princess que estuvo anclado en Japón y que fueron repatriados la pasada semana.

Mientras, China, epicentro de la enfermedad, contabiliza ya más de 77.000 casos y más de 2.600 muertos, al tiempo que el número de contagios y fallecimientos continúa creciendo en otros países como Corea del Sur, Irán e Italia.

Los más 80.000 casos a nivel global han llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a advertir a los países que se preparen para una potencial pandemia. EFE

IR