El príncipe Enrique reconoce que él y el príncipe Guillermo van por "caminos diferentes"

El príncipe Enrique reconoce que él y el príncipe Guillermo van por "caminos diferentes"

El príncipe Enrique, nieto de la reina Isabel II de Inglaterra, ha reconocido que él y su hermano, el príncipe Guillermo, van en este momento por "caminos diferentes" y que tienen "días buenos" y otras veces "días malos".

El duque de Sussex habló de su vida personal y los problemas con los tabloides británicos a la cadena ITV como parte de un documental, emitido anoche, mientras él y su mujer, la duquesa de Sussex, Meghan, hacían recientemente un viaje por África.

"Somos hermanos. Siempre seremos hermanos. Estamos ciertamente en este momento en caminos diferentes pero yo siempre estaré con él (apoyándole) y sé que él siempre estará conmigo", dijo Enrique, después de que los medios conjeturasen en los últimos meses sobre un distanciamiento entre los hijos de Carlos de Inglaterra.

El duque -de 35 años y padre de Archie, de cinco meses- también admitió que tiene que lidiar con las presiones de los medios y su salud mental, algo que ya afrontó tras la muerte de su madre, Diana, Princesa de Gales, ocurrida en un accidente en París en 1997.

Enrique reconoció que había superado estos problemas, pero "de repente, todo ha vuelto, y esto es algo que tengo que controlar".

"Parte de este trabajo (como miembro de la familia real británica) es ponerle buena cara (a las cosas), pero para mí y para mi mujer, hay muchas cosas que duelen, especialmente cuando la mayoría de ellas no son ciertas", agregó.

El "Sunday Times"

El "Sunday Times" reveló ayer que los duques de Sussex se tomarán un descanso familiar, sin compromisos oficiales durante seis semanas, tras los esfuerzos por lidiar con la atención mediática.

El príncipe Enrique y Meghan Markle se casaron el año pasado pero desde entonces han tenido una relación muy difícil con la prensa, que ha sacado a la luz los problemas familiares de la exactriz estadounidense con su padre, Thomas Markle.

Entre otras cosas, el nieto de la reina Isabel II resaltó que "siempre" protegerá a su familia y que no quiere "repetir el pasado", en referencia a las presiones que sufrió su madre de los medios de comunicación antes del trágico accidente de coche.

"Todo por lo que ella (Diana de Gales) tuvo que pasar (...) es increíblemente importante cada día y no es que yo esté paranoico, es solo que yo no quiero que el pasado se repita", recalcó.

En el mismo documental, Meghan Markle reveló que sus amigos británicos le habían dicho, tras conocer al príncipe Enrique, que no se casara con él porque los tabloides le harían la vida imposible.

"Nunca pensé que esto sería fácil, pero pensé que (todo) sería justo", agregó la duquesa, al referirse a este acoso.

Recientemente, el duque de Sussex informó de que ha decidido demandar al tabloide "The Mail on Sunday" por publicar una carta privada que su mujer le escribió a su padre.

El "Sunday Times" informó ayer de que la pareja tiene previsto viajar el mes próximo a EE. UU. para pasar con la madre de Meghan, Doria Ragland, la celebración del Día de Acción de Gracias en Los Ángeles.

El dominical añadió que el periodista Tom Bradby, de la cadena ITV, acompañó a los duques en su reciente viaje por África, para elaborar este documental, y encontró a una pareja "vulnerable" y "herida" a raíz de la atención mediática.

El "Sunday Times" reveló hace unos meses que el palacio de Buckingham, residencia de la familia real, evaluaba la posibilidad de que los duques residieran en algún lugar de África. EFE

EB