La icónica ola de Hokusai, en versión navegable 2.0

La icónica ola de Hokusai, en versión navegable 2.0

La icónica ola de Katsushika Hokusai puede verse desde ahora en pantalla grande y en movimiento, en una muestra en Tokio que presenta en formato digital interactivo los grabados más conocidos de este artista nipón junto a obras de pintores impresionistas.

La imagen de una gran ola rompiendo sobre barcas de pescadores con el monte Fuji de fondo es una de las más conocidas del arte nipón, pero también una de las más difíciles de ver en su formato y contexto originales: un grabado que formaba parte de la serie "36 vistas del Monte Fuji" de Hokusai.

El museo de Yamanashi (oeste de Tokio) custodia impresiones originales de las 36 estampas, aunque las exhibe al público en períodos limitados debido a la fragilidad de los grabados, mientras que otras copias sueltas de la serie se encuentran en galerías como el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York, el Museo Británico o colecciones privadas occidentales.

La muestra "Digital X Hokusai" propone ahora una nueva forma de mirar el grabado que Hokusai tituló "Bajo la ola de Kanagawa" y los otros de su emblemática serie dedicada al Fuji, en la que el visitante puede "navegar" entre los diferentes planos que componen las imágenes.

En la exposición, abierta en la galería NTT Inter Communication Center desde el 1 de noviembre hasta finales de año, los grabados no están impresos en papel sino proyectados en pantallas de alta resolución, lo que según sus organizadores mantiene la calidad original y permite verlas en mayor tamaño.

A simple vista resulta difícil diferenciar algunos de los grabados originales de Hokusai también exhibidos en la exposición de sus reproducciones digitales.

La tecnología de escaneado en 3D empleada permite captar cada fibra del papel artesanal nipón "washi" y reproducir imágenes con una definición de 2.000 millones de píxeles, según la empresa nipona de telecomunicaciones NTT East, impulsora del proyecto de digitalización de obras que ha llevado dos años.

"Esta técnica permite ver las obras de una forma sin precedentes. Las posibilidades son infinitas", explica uno de los responsables de NTT East a cargo de la muestra, Masazaku Abe.

Además, algunos de los cuadros -entre ellos la famosa ola de Hokusai y otros procedentes del Museo de Orsay de París, como "Mujer con sombrilla de Claude Monet- están equipados de un sensor que responde a los movimientos del visitante aplicando un "zoom" sobre partes concretas o introduciendo animaciones en algunos de sus elementos.

Otra de las particularidades de la exposición es que permite al visitante tomar fotos y vídeos de las obras con o sin flash, puesto que no existe riesgo de dañarlas.

Y es que los grabados nipones "ukiyo-e" son altamente sensibles al aire y la luz debido a la delicadeza de los pigmentos naturales y del papel "washi" empleados.

Protección del patrimonio

La corporación tecnológica NTT East, heredera de la privatizada compañía estatal Nippon Telegraph & Telephone, señala que el proyecto se originó con la ida de garantizar la conservación del patrimonio cultural y protegerlo ante el alto riesgo de desastres naturales en el archipiélago nipón.

"Todo surgió a raíz del terremoto de Kumamoto. Decidimos hacer algo para preservar nuestros bienes culturales y garantizar su futuro en cualquier escenario", señala Abe en alusión al fuerte seísmo que devastó dicha región nipona en 2016, y que entre otros daños, destruyó parte de un castillo del siglo XV y de sus archivos.

Todas las obras digitalizadas por NTT East se almacenan en servidores blindados contra desastres naturales en su sede central de Tokio, y a los cuales se puede acceder de forma remota para proyectarlos en la exposición "Digital X Hokusai".

Los derechos de reproducción de estas obras "remasterizadas" pertenecen a NTT y a los museos de cuyos fondos proceden, y la empresa aspira a compartir más adelante las imágenes con instituciones educativas, empresas y otros centros culturales para promover la difusión de la tecnología.

"Una de nuestras metas con esta iniciativa es poder desarrollar un modelo de negocio sostenible a partir de estas exhibiciones", afirma Abe, quien señala que por el momento no hay planes para seguir ampliando los fondos digitales de NTT.

La muestra, de hecho, estará en principio abierta al público solo durante dos meses, aunque los organizadores planean extenderla durante 2020 en función del número de visitantes que reciban. EFE

EB