"La noche" como excusa para un retrato poliédrico de América Latina

"La noche" como excusa para un retrato poliédrico de América Latina

La resiliencia de las víctimas de violencia en México, el tornado político en Brasil o la idealización del narcotráfico colombiano son algunos de los temas retratados en una muestra fotográfica en Sao Paulo que retó a 12 artistas a repensar la noche latinoamericana para hablar de las realidades de sus países.

"La vigilia es ese momento donde los sueños se empiezan a confundir con la realidad, afloran las pesadillas, afloran determinados momentos y ahí es donde uno tiene cierta lucidez para entender la realidad de otra forma", explicó a Efe uno de los coorganizadores de la exposición, el investigador de arte Claudi Carreras.

"Nos queda la noche" es una muestra compuesta por más de 300 imágenes tomadas por 12 artistas latinoamericanos o que trabajan en la zona, y sirve para "tomar el termómetro a la creación visual de la región y, al mismo tiempo, presentar distintas miradas sobre una misma temática", apuntó Carreras.

Comisariadas por el brasileño Iata Cannabrava y el propio Carreras bajo el paraguas de la institución Itaú Cultural, la exhibición estará hasta el 11 de agosto y es considerada una antesala del V Foro de Fotografía Latinoamericana de Sao Paulo.

La selección de artistas es una apuesta por una generación joven -todos tienen entre 25 y 45 años- sin grandes nombres consolidados pero en plena ebullición: "Para mí, esta es la generación propositiva que en este momento está construyendo el universo la imagen en América Latina", señaló el académico.

El investigador calificó así a autores como Yael Martínez, un fotógrafo mexicano con bagaje en el retrato de la violencia de uno de los estados más calientes del país, Guerrero.

"Luciérnaga" es uno de los siete proyectos creados ex profeso para la exposición y aborda el tema de la violencia "desde una perspectiva de superación", según ilustró Claudi Carreras: "La idea es un poco como aquella luz que toda persona que ha sufrido un acto de violencia necesita para salir adelante", añadió.

Las fotografías son retratos nocturnos de personas de muy diferentes perfiles, todos ellos perforados por diminutos agujeros que dejan pasar la luz medida de los focos colocados detrás, de forma que, los destellos, como si fueran pequeñas luciérnagas, aparecen o desaparecen según la distancia que el público tome con la fotografía.

Cerca de esta serie se encuentra expuesta en un rincón cerrado la obra del colombiano Jorge Panchoaga, "Historia Natural del Silencio".

Dentro de la particular composición de decenas de fotografías en negativos grises, rojos y azules superpuestas unas encima de otras, se puede ver, por ejemplo, el caballo disecado del famoso narcotraficante colombiano Pablo Escobar en el salón de su taxidermista, de donde nunca llegó a recogerlo.

Y es que, según relató Carreras, esta pieza es el retrato, a través de diferentes camadas de la historia, de la normalización e idealización del universo del narcotráfico en Colombia durante los años ochenta, cuando el autor era niño.

Otros artistas partícipes del proyecto son Cristina de Middel (española) y Bruno Morais (brasileño), una pareja de fotógrafos que crearon "Boa Noite, Povo" ("Buenas noches, pueblo" en portugués) a través de la técnica del collage, que mezcla imágenes de insectos y animales salvajes con paisajes de la ciudad de Rio de Janeiro.

El dúo, que vive en la selva en el estado de Bahía, al nordeste de Brasil, abordó el tema de la noche de forma local porque, según Carreras,"en el país en este momento están aflorando muchas pesadillas": "Aquí se mezcla la naturaleza exuberante de Brasil con la necesidad de reinventarse", explicó.

Otra de las jóvenes pensadoras de la gran exposición es Luisa Dörr, una fotógrafa brasileña que fue descubierta a través de la red social Instagram por la calidad de sus retratos hechos con su smartphone.

En 2017, la artista ganó proyección internacional al ser invitada por la aclamada revista "Time" para realizar doce portadas con los retratos de celebridades como la presentadora de televisión Oprah Winfrey o la política Hillary Clinton.

En esta ocasión, Dörr propone su particular visión de la noche latinoamericana a través de "Basal", una compilación de retratos de los trabajadores nocturnos que mantienen en funcionamiento la ciudad más grande de Brasil, Sao Paulo, cuando esta, aparentemente, duerme.

Un agente de seguridad que mira hacia el objetivo desafiante con un cigarro en la boca, una recepcionista de hotel que sostiene el teléfono junto a su rostro o una pareja de mujeres policías son algunos de los protagonistas escogidos por la fotógrafa.

EFE / EB