La reina del modernismo brasileño es profeta en su tierra

La reina del modernismo brasileño es profeta en su tierra

"Abaporu", "Operarios" y "Antropofagia" son algunas de las 92 obras icónicas que conforman "Tarsila Popular", muestra dedicada a la pionera del movimiento modernista Tarsila do Amaral (1886-1973) y que llevó a que las visitas al Museo de Arte de Sao Paulo (MASP) se triplicaran en abril.

Después de que sus obras se expusiesen en importantes museos de Chicago y Nueva York entre 2017 y 2018, Tarsila, una de las principales expresiones del modernismo en América Latina, regresa a sus orígenes en una de las exposiciones "más amplias" sobre la artista, contó en una entrevista con Efe el comisario Fernando Oliva.

"Aunque no sea la mayor, esta es la más amplia exposición sobre Tarsila jamás realizada. Es la que más atraviesa cronológicamente su obra, desde su periodo de formación hasta los trabajos considerados tardíos", comentó.

Más de cuatro décadas después de su muerte, Tarsila sigue dejando su huella por donde pasa.

Desde la apertura de la exposición a inicios de abril, el MASP triplicó el número de visitantes. Los fines de semana se forman largas colas que llegan a extenderse hacia la avenida Paulista.

De hecho, los organizadores esperan que unas 250.000 personas acudan al museo más icónico de Sao Paulo hasta el 28 de julio próximo para ver de cerca el trabajo de la "reina modernista".

Los diversos sectores de la muestra albergan retratos desnudos, registros de viajes, manifestaciones folclóricas y pinturas populares, cuyo principal objetivo es promocionar los elementos que definen la identidad brasileña.

Oliva señaló que la exposición tiene como eje central las figuras claves que han contribuido para la construcción de una identidad nacional propia.

Entre ellas, la de inspiración indígena el "Bautismo de Macunaíma" (1956), que alude a una ceremonia de indios en el corazón de la Amazonía, o "A Caipirinha" (1923), una chica brasileña retratada a través de las formas del cubismo.

Según el comisario, a través de un recorrido por los principales periodos de creación de la modernista y pasando por trabajos como "A Negra" (1923), "Urutu" (1928) u "O Pescador" (1925), los visitantes se deparan con "nuevas lecturas" de problemáticas políticas y sociales, como el racismo o la desigualdad.

"Tarsila era una aristócrata, oriunda de una familia de hacendados del interior de Sao Paulo que usaba el trabajo de esclavos (...) Ahora, esas cuestiones de raza y de clase pueden ser tratadas de manera más franca, más directa y más abierta", completó.

Asimismo, el feminismo es otra de las temáticas centrales de la muestra y pasa a ser explorado bajo una nueva óptica.

De acuerdo con Oliva, Tarsila "enfrentó problemas adicionales" por ser una mujer artista dentro de un contexto "en su mayoría blanco, masculino y de elite como era Brasil en aquel entonces".

Por esta razón, la exposición dedicada a la modernista se enmarca en el eje temático de las "Historias de las Mujeres, Historias Feministas", el ciclo que regirá las actividades del MASP a lo largo de 2019.

La idea, indicó a Efe la comisaria del ciclo, Mariana Leme, es trabajar con las "historias en plural", mucho más que basarse en una "figura única idealizada" de lo que supone la "representación ideal" del femenino.

A lo largo de la historia, "fueron creadas varias ideas sobre el femenino ideal, en general rebajado con respecto a los hombres, con las mujeres siempre siendo una clase de apéndice de sus colegas hombres", recalcó Leme.

Añadió que, precisamente por ello, el MASP decidió rendir tributo en 2019 al trabajo de "esas mujeres que simplemente fueron borradas de los libros y olvidadas por la historia".

Durante todo el año, el emblemático museo recibirá muestras dedicadas a diversas figuras femeninas del mundo del Arte de diferentes periodos históricos. EFE

IR