Lila Morillo cumple 80 años y sigue de bajo perfil

Lila Morillo cumple 80 años y sigue de bajo perfil

De la zuliana, todo un icono de popularidad, es muy poco lo que se sabe desde que decidió irse a vivir a Miami a esperar mejores tiempos para Venezuela.

Una de las cantantes más populares de todos los tiempos es, sin lugar a dudas, Lila Morillo. Es algo que no reviste discusión alguna. Sin embargo, al llegar a sus 80 años de edad, que los cumple hoy 14 de agosto, permanece de bajísimo perfil, desde que decidió irse a vivir a Miami a esperar que en Venezuela lleguen mejores tiempos. Allí reside con sus hijas, Liliana y Lilibeth, fruto de su matrimonio con el cantante José Luis Rodríguez, de quien se divorció para no volver a casarse. Solo se supo de ella hace algunos meses, cuando en las redes se hizo viral un video, en el cual aparecía en estupenda forma física ejercitándose en bicicleta en una zona residencial de la llamada “Ciudad del sol”.

Lila Rosa Bozo Morillo, que así es su nombre completo, nació en Maracaibo, estado Zulia, en 1940 . Su carrera comenzó en 1960, de la mano de Mario Suárez, con el que hizo sus primeras grabaciones. En 1963 debuta como actriz, en la película “ Twist y crimen ”, de Arturo Plascencia, para después protagonizar en 1964 “ Isla de sal ”, de Clemente de la Cerda, junto a Simón Díaz, Orangel Delfín y Doris Wells. De allí en adelante alternaría su actividad como cantante con la actuación en telenovelas .

Lila fue la primera artista en utilizar escotes atrevidos en su vestuario y trajes de lentejuelas ajustados , que inmediatamente la convirtieron en el símbolo sexual de los 60. Con El Puma formó una de las parejas más populares del mundo artístico nacional, hasta su divorcio en 1986.

Mucho más que una cantante de éxito probado y comprobado, es un personaje . Cada aparición suya en televisión es todo un acontecimiento. Es de las pocas artistas de su generación cuya popularidad se mantiene como en los tiempos en que, con su belleza voluptuosa y sensual, típicamente venezolana, cautivó con esos atributos, que ha sabido explotar al máximo, pero también por su voz tan particular y reconocible, que a través de la radio y en las rockolas de toda Venezuela impulsó una larga cadena de éxitos, la mayoría de ellos cargados de despecho y mal de amores.

Experta en publicitarse a sí misma para ser constantemente objeto de interés por parte de la prensa, una de sus habilidades más notorias, la zuliana ha sabido engranar su vida pública y personal de tal manera, que una se confunde con la otra ; o mejor dicho, están íntimamente ligadas.

Tan divina como descarada, sus memorables desmanes, sentimentales y de otra índole -reales o inventados-, se fueron conociendo por medio de sus canciones , suerte de pequeñas historias de los acontecimientos que la alegraban o atormentaban, según fuera el caso. Surgen así éxitos tan recordados como “Fuego lento”, “El rosario de mi madre”, “Tres meses de vida” (no olvidemos que Lila es la campeona de los quirófanos, ha pasado por ellos incontables veces), “Mi corazonada”, “Tronco seco”, “Propiedad privada”, “No amor no”, “La jaula ce oro” y otros que llevaría un largo espacio mencionar.

Radiografía de una diva

Con Lila hemos conversado muchas veces. Es una de las pocas artistas que no se inmuta ante ninguna pregunta . Y para el que lo dude, vaya una muestra:

-¿La más diva de todas las divas?
-Me considero simplemente viva, no diva. Soy una persona sencilla, guardo la humildad que recibí de mi abuelo paterno.
-¿Fue traumático tu matrimonio con El Puma?
-Hasta cierto punto. No éramos una pareja común, éramos muy queridos y consentidos por el pueblo. La separación fue traumática, porque el pueblo no olvida. Cada vez que nos ven, todavía nos relacionan. Además, estamos unidos por el cordón umbilical de nuestras hijas y nietos.
-¿Toty Maselli (el manager del Puma) fue realmente el responsable de tu ruptura matrimonial?
-Completamente. El mismo José Luis lo sabe, lo que pasa es que nunca ha querido decirlo.
-¿Un nuevo matrimonio está definitivamente fuera de tus expectativas?
-No, las puertas están abiertas. Creo en el matrimonio, es una posibilidad no cerrada. Cada persona necesita una pareja, y más cuando se llega a la madurez, hay que pensar en una compañía para los años de la vejez.
-¿Cuántas veces te enamoraste después de tu divorcio?
-Dos veces, pero me di cuenta que no eran realmente para mí, esperaba más de ellos.
-¿Una mujer de armas tomar?
-Si, para defender lo mío, mi causa y mi familia.
-¿Una experta promotora de sí misma?
-Pienso que en esta carrera uno tiene que hacerlo. La publicidad es parte del artista, porque si no te apagas. Aprendí a promocionarme, y sigo aprendiendo. He sido muy despierta con respecto a mi carrera y conozco mucho de los secretos de la publicidad. Hay que saberse promocionar.
-¿Cuántas veces has visitado el quirófano?
-Todas las que te puedas imaginar. Desde niña fui muy delicada con mi salud. A los 11 años empecé a visitar los quirófanos.
-¿Muchas cirugías plásticas en tu haber?
-Si, porque uno cuida su imagen y el público siempre está pendiente de verla a una bonita, bien, presentable, lo mejor posible.
-¿Sexy?
-Es parte de nuestra feminidad.
-¿Calculadora?
-De vez en cuando… y más hoy.
¿Transparente?
-Desde que nací. Ha sido mi mayor defecto.
-¿Tu vida es una telenovela?
-No, es una hermosa realidad.

Aquilino José Mata - Informe21