Metronomy da la bienvenida al verano al son de sus psicodélicos ritmos

EFE

Es difícil no contonearse al son de los psicodélicos ritmos que el cuarteto inglés que da vida a Metronomy brinda con su música en cada uno de sus conciertos, incluyendo el último celebrado hoy en la capital de su tierra natal.

La estación estival en Londres suele ser algo relativo, pero este año las inusuales altas temperaturas están transportando a la ciudad a un verdadero verano que esta noche llegó a su punto álgido en la inauguración del festival "Somerset House Summer Series", de la mano de los británicos.

Cada año, el patio de la Somerset House, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, acoge durante dos semanas once noches de música que combina a artistas emergentes y consagrados.

De estos últimos forma parte Metronomy, banda formada en 1999 en Devon (suroeste de Inglaterra), aunque no fue hasta el año 2006 cuando lanzaron su primer álbum, "Pip Paine (Pay The £5000 You Owe)".

Desde entonces, acumulan cinco discos, "Nights Out" (2008), "The English Riviera" (2011), "Love Letters" (2014) y "Summer '08" (2016), con los que han ido perfilando su peculiar estilo, marcado por los sonidos instrumentales y sintéticos, del que dieron buena cuenta esta noche.

Ataviados con su habitual indumentaria blanca, Joseph Mount (compositor, cantante y guitarra), Oscar Cash (coros y teclados), Anna Prior (batería y coros) y Gbenga Adelekan (bajo) -que dio la nota discordante con una camisa africana-, acompañados de Michael Lovett (teclados), dieron el salto al escenario ante la expectación de los cientos de asistentes.

El público se contagió de la incansable energía del grupo, que al primer acorde ya estaba poniendo toda su alma en la actuación.

Su pegadizas canciones fueron inundando el lugar ante el incesante movimiento de sus fans, que difícilmente se resisten a no bailar con cada uno de los temas.

Aunque desde su segundo álbum el grupo ya incluye música vocal (el primero fue solo de electrónica instrumental), el teclado, guitarra y bajo siguen jugando un papel tan fundamental en sus creaciones que dejan a la voz de Joseph Mount casi como un mero adorno de unas melodías que se valen por sí solas.

De ese primer disco al que pusieron voz no faltaron "Heartbreaker", y más recientes pero igual de memorables sonaron "Night Owl", "Love Letters", "Old Skool", "16 Beats", "Reservoir", "Corinne" o "My Heart Rate Rapid".

Pero la verdadera explosión llegó con dos de las canciones reconvertidas en himnos de la banda, "The Look" y "The Bay", por las que se les conoce más allá del mundo de la electrónica y quizá el motivo por el que son reclamo de festivales de música más comercial.

Entre ellos el Festival Internacional de Benicassim (FIB) en Castellón (Comunidad Valenciana, España), donde el próximo 21 de julio compartirán cartel con The Kooks, Belle & Sebastian o The Horrors.

Casi para cerrar una actuación que se alargó durante una hora y cuarto, Metronomy escogió "Everything Goes My Way" en la que Mount cedió el testigo en gran parte de la canción a la única voz femenina del grupo, Anna Prior.

"Love, I'm in love again" ("Amor, estoy enamorado otra vez) tarareó repetidamente Prior, dejando al público un regusto romántico para una noche de verano londinense.

Y como colofón final sonó "Radio Ladio", la canción que les catapultó a la fama en 2009.

MGMT, Bondax, Hollie Cook, Cola Boyy, Kolars u Oli Fox, son solo algunos de los más de una veintena de artistas que sucederán a Metronomy en las veladas de la "Summer House Summer Series", que hasta el próximo 15 de julio animarán la capital británica a orillas del Támesis. EFE

ST