Reciclar el corcho es un arte, te mostramos cómo

Reciclar el corcho es un arte, te mostramos cómo

Curiosamente, el corcho es un producto sostenible y natural además de biodegradable y renovable. La producción del corcho, según no supone contaminación alguna, su producción al año, es de un total de 1.200 millones de tapones de corcho en el mundo.

El corcho proviene del descortezamiento del alcornoque, su proceso no perjudica al medioambiente y tiene beneficios para la salud a diferencia del corcho sintético. Los tapones de corcho fijan 112 gramos de CO2, es decir que sirven para fijar el CO2 de la atmósfera.

En cambio, los tapones de plástico emiten 14,8 gramos y tarda más de 300 años en degradarse. Y los de aluminio emiten 37,2 gramos. Ninguno de estos dos últimos retienen el CO2.

El reciclaje del corcho, es factible e ideal por sus ventajas medioambientales y económicas.

Utilidades del corcho

El reciclaje del corcho sería también una forma más de apoyar y mantener vivo a un sector de la producción, el cual se encuentra en peligro por su progresiva sustitución por materiales sintéticos y las amenazas medioambientales que sufren los alcornocales, de cuya corteza se extrae. Tiene un sin fin de utilidades, con 2500 corchos podrías construir una tabla de surf, también se pueden hacer monederos, carteras plantillas para calzado,

Países productores de corcho

España es el segundo productor mundial, tras Portugal, y cuenta con alrededor de una cuarta parte mundial de alcornocales ubicados principalmente en la costa mediterránea, Andalucía y Extremadura.

Cyrano es un portal que te invita a reciclar el corcho

Informe21/LJ