Skip to main content
Sin la reina Isabel, realeza y políticos asisten a su servicio de jubileo

Sin la reina Isabel, realeza y políticos asisten a su servicio de jubileo

La familia real británica y el primer ministro Boris Johnson asistieron a un servicio de acción de gracias por la reina Isabel este viernes 3 de junio, el segundo día de las celebraciones de su Jubileo de Platino, aunque la propia monarca no estuvo presente debido a problemas de movilidad.

Cuatro días de eventos comenzaron el jueves, cuando una radiante Elizabeth saludó a la multitud desde el balcón del Palacio de Buckingham después de un desfile militar y un vuelo de la Fuerza Aérea Real, y luego encabezó la iluminación del Principal Platinum Jubilee Beacon en su casa del Castillo de Windsor.

Las celebraciones continuaron con un Servicio Nacional de Acción de Gracias en la Catedral de San Pablo de Londres para rendir homenaje a los 70 años de la soberana en el trono.

Pero la reina, que tiene 96 años y se vio obligada a cancelar una serie de compromisos recientemente debido a "problemas de movilidad episódicos", se retiró a regañadientes del servicio del viernes.

El Palacio de Buckingham dijo que había experimentado "ciertas molestias" durante los eventos del jueves, y el viaje a Londres desde el Castillo de Windsor, donde pasa la mayor parte de su tiempo estos días, y la actividad que implicaba para el servicio era demasiada.

Su hijo y heredero, el príncipe Carlos, de 73 años, representó en cambio a Isabel, quien es una cristiana devota y también la cabeza titular de la Iglesia de Inglaterra. Verá el servicio por televisión en su casa en el Castillo de Windsor, cerca de Londres.

"Todos estamos decepcionados, ella ha dicho lo decepcionada que está, pero queremos que esté bien", dijo el rabino principal de Gran Bretaña, Ephraim Mirvis, a la televisión de la BBC en las afueras de St Paul's.

"Creo que ha estado magnífica en lo que va de semana, y debería cuidarse a sí misma, debería controlar su ritmo, y está bien: por favor, Dios, debería vivir muchos, muchos años más con buena salud".

El príncipe Andrés tampoco estuvo

También estuvo ausente del servicio su segundo hijo, el príncipe Andrew, de 62 años, quien dio positivo por COVID-19.

Potencialmente, eso ahorra a la realeza cierta incomodidad, ya que la reputación de Andrew se hizo añicos después de que resolvió una demanda en EEUU en febrero en la que había sido acusado de abusar sexualmente de una mujer cuando era menor de edad, afirma que él negó.

Sin embargo, el nieto de la reina, el príncipe Harry, y su esposa Meghan estaban allí, haciendo su primera aparición pública juntos en Gran Bretaña desde que dejaron sus deberes reales hace dos años. Fueron recibidos con aplausos y algunos abucheos a su llegada.

La pareja se mudó a los Estados Unidos para llevar una vida más independiente, y desde entonces ha lanzado algunos ataques punzantes contra el Palacio de Buckingham y la familia real.

El servicio presenta lecturas de la Biblia, oraciones e himnos para expresar gratitud por el reinado de Isabel. Entre la congregación había figuras políticas de Gran Bretaña y de todo el mundo.

El primer ministro Boris Johnson, quien dará una lectura, recibió una mezcla de aplausos y abucheos de la multitud afuera de la catedral, lo que refleja la reciente ira pública por su conducta en el cargo.

"Nos reunimos hoy en esta iglesia catedral para ofrecer a Dios nuestro agradecimiento y alabanza por el reinado de Su Majestad la Reina y especialmente por sus 70 años de servicio fiel y dedicado", dirá David Ison, decano de St Paul's.

La campana 'Gran Pablo' de la catedral, la más grande del país y que data de 1882, también sonó por primera vez en una ocasión real desde que fue restaurada el año pasado después de que se rompiera un mecanismo en la década de 1970.

Después del servicio, se llevó a cabo una recepción en el Guildhall organizada por el alcalde de la ciudad de Londres.

El jueves 2 de junio, marcó no solo el inicio del Jubileo, sino también el 69 aniversario de la coronación de Isabel, quien se convirtió en reina tras la muerte de su padre Jorge VI en febrero de 1952 y es jefa de estado de otros 14 países, incluidos Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

La reina Elizabeth II ahora ha estado en el trono por más tiempo que cualquiera de sus predecesores en 1.000 años, y es la tercera monarca que ha reinado más tiempo en la historia de un estado soberano. Las encuestas de opinión muestran que sigue siendo muy popular y respetada entre los británicos. VOA (Foto: Pixabay) Informe21/LJ