Trap: Algo más que letras violentas

Trap: Algo más que letras violentas

Tras lo sucedido el pasado sábado en el Parque del Este, Neutro Shorty y el trap fueron tendencia en redes. Se trata de una revolución en la música que llegó para quedarse por la cantidad de seguidores, especialmente entre los jóvenes.

Si revisamos quiénes son los artistas más escuchados del momento en Spotify, la plataforma de streaming de música más grande de la actualidad, encontraremos que en el 2018 seis del top 10 eran cantantes de trap . Este género urbano ha ido creciendo de forma sostenida y se ha vuelto uno de los más populares entre los jóvenes. Venezuela no se ha quedado atrás a la hora de sacar talento relacionado con este género. Jóvenes como Big Soto, Neutro Shorty y Trainer son ejemplo de esto, pero ¿Qué es el trap y cómo está siendo recibido el trap nacional?

Trap: un subgénero que marca tendencia

Antes de hablar del trap hay que irse a su padre, el rap, un género musical nacido durante los 70 en los barrios marginados de EEUU, cuando un grupo de djs empezaron a distorsionar la música disco durante fiestas callejeras y los maestros de ceremonias o MC (Master of ceremony, por sus siglas en inglés) le iban agregando rimas a estas pistas. Se inició así un movimiento que revolucionó la industria de la música que tuvo su explosión a partir de los 90 con la primera gran banda de rap llamada N.W.A y todos los raperos que vinieron después de ella hasta nuestros días.

Como en todo género artístico, el rap también cuenta con su subgénero, el trap. Nacido durante los 90 en los barrios marginales del sur de EEUU, principalmente en Atlanta, combinaba sintetizadores con un tempo mucho más rápido que el del rap (145 BTP), muchos más hi-haps y un bajo predominante. Entre sus pioneros encontramos a T.I, Gucci Mane y Jeezy. Su nombre viene de la jerga de los marginados barrios para referirse a la venta de drogas o al lugar donde se puede comprar, esto se debe a la temática de sus primeras canciones que generó que sus los fanáticos y críticos llamaban a sus exponentes los “trap rappers” o los raperos del trap.

La popularidad del trap fue creciendo a mediados de los 2000 con músicos famosos siendo sus principales promotores. Rick Ross, T.I. y Gucci Mane fueron algunos de los cantantes que se dedicaron a producir en este género que ya no solo trataba sobre las drogas sino también sobre la búsqueda del éxito personal. El trap crecía en popularidad y se estaba volviendo una parte importante de la cultura de muchos de los barrios marginados de EEUU.

Con la entrada de la nueva década las cosas mejoraron aún más. Productores como Lex Luger se dedicaron a este subgénero y empezaron a promocionar a los artistas. En la lista Billboard ya era común ver canciones de trap y en YouTube muchas canciones superaban millones de reproducciones. Su influencia llegó a artistas de otros géneros como Beyonce o Lady Gaga que agregaron varios aspectos del trap a sus canciones y hacían colaboraciones con traperos.

En este momento, el trap está en plena efervescencia. Desde Canadá hasta Argentina pasando por Europa, la cultura del trap ha viajado y se ha establecido en muchas partes. A su vez, el género ha mutado y ha incorporado aspectos de otros géneros en sus canciones como es el caso de “Old Town Road” de Lil Nas X al mezclar country con el trap. A su vez, el trap también ha servido par hacer canciones de protesta como es el caso de “This is America” de Childish Gambino, canción que fue un éxito desde el primer día y que era una critica a lo que estaba sucediendo en ese momento en EEUU.

El trap en Latinoamérica

Como ha sucedido con muchos géneros y movidas que vienen de EEUU, el trap fue exportado a Latinoamérica, principalmente a Puerto Rico. Es en el 2007 cuando el artista puertorriqueño Ozuna saca la primera canción de latin trap llamada “El Pistolon” lo que sería el inicio de una corriente que conquistaría a una audiencia enorme.

El trap latino también es llamado trapeton por su fuerte influencia del reggaetón como el incluir el dembow en su composición musical. Desde el 2015, muchos artistas de reggaetón fueron migrando o se adaptaron al trap. Bad Bunny, Ozuna, Farruko y De La Ghetto fueron incluidos entre los artistas del trap según la revista Billboard en su artículo “A Brief History Of”

Trap en Venezuela

Venezuela nunca ha sido ajena a los géneros urbanos, ya desde los 2000 vienen apareciendo en la escena musical grandes raperos que llevaron la bandera nacional por la región como, por ejemplo, Canserbero, Apache o MCKlopedia.
El Prieto sería el primero en utilizar elementos del trap en sus canciones, pero la aventura no tendría éxito, al trap le costaría empezar.

Todo cambió en el 2016, la aparición de Eleuce Music traería a la palestra pública el trabajo de un grupo de jóvenes que serian estrellas nacionales en este género. Trainer, Big Soto, Episteme, Lecon y Razzer empezaron realizando videos musicales que, a pesar de su baja calidad de producción, tenían un contenido muy bueno y que explotaría a nivel nacional.

La explosión de estos nuevos artistas llamaría la atención a los raperos ya consolidados como pasó en EEUU, esto dio paso a que muchos empezaran a incluir aspectos del trap o a hacer canciones de trap. Desde aquí, el trap nacional ha sido exportados a distintas partes de la región e incluso ha llegado a España donde cantantes como Neutro Shorty son muy escuchados.

Neutro Shorty, del barrio a la fama

Liomar Acosta Orta, de 25 años y nacido en Caracas, es un cantante de trap y rap que cuenta con 900 mil suscriptores en Youtube, 32 millones de visualizaciones y un millón de seguidores en Instagram en su cuenta @neutropimp. Cuenta con un premio Pepsi Music al artista de trap del 2018 y un premio nacional de Freestyle.

Neutro, como se conoce, comenzó en el rap en el 2011 al lanzar su primer sencillo “Su Bonito Maquillaje”, este seria el inicio de una carrera musical que tendría su explosión con la canción “Soy Yo”, con su tempo acelerado y sus letras violenta que van contando cómo surgió en el género, Neutro alcanzó las 53 millones de visitas. Esto se sumó a una serie de colaboraciones con artistas nacionales como Sixto Rein y lo ayudó a ser considerado uno de los máximos exponentes del trap venezolano.

Recientemente ha sido tendencia por la tragedia que sucedió en el Parque del Este durante el preámbulo de un concierto gratis -que no se llegó a realizar- que dejó cerca de 50 heridos y una adolescente fallecida.

El trap es un género más, no un disparador de delitos

Igual que sucedió en los 90 en EEUU con el rap, y a principios de los 2000 con el reggaetón, el trap ha sido acusado de ser un género peligroso por sus letras y temáticas; críticas que están alejadas de la realidad.

El trap no es definido por alguna temática como sucede con todos los géneros musicales. Lo que define al trap es su composición musical, su tempo acelerado y sus agregados electrónicos en las pistas.

Si bien muchos de sus exponentes vienen de estratos sociales bajos y tienen actitudes violentas, esto no se debe a la letra de sus canciones sino a su condición socioeconómica en la que han vivido durante años.

Muchos géneros musicales tienen temáticas violentas o que podrían ser consideradas ofensivas. Grupos como Oasis y ACDC tienen canciones hablando sobre el sexo, el alcohol y la droga; el tango tiene canciones de burlas y desamores, los Beatles hicieron una canción sobre el LSD y así podemos seguir sacando ejemplos que demuestran que no hay relación entre la temática y la seguridad y salud pública. Son obras artísticas que enseñan una realidad y está en el consumidor diferenciar esto.

Para concluir, hay que decir que el trap está haciendo una revolución en la música. Bad Bunny, Ozuna y Arcangel se han vuelto estrellas a nivel mundial y han hecho que artistas americanos trabajen con ellos en colaboraciones. Es toda una revolución musical que ha cambiado la forma de hacer las cosas en la industria. Si no te gusta este género estas en tu derecho, pero no critiques ni menosprecies el trabajo de muchos. @dald96

Daniel Limongi / Informe 21