Una retrospectiva póstuma aborda la prolífica obra del animador Isao Takahata

Una retrospectiva póstuma aborda la prolífica obra del animador Isao Takahata

Decenas de bocetos, fotogramas, páginas de guiones gráficos y notas manuscritas sobre más de una veintena de obras integran la primera retrospectiva del fallecido director de animación Isao Takahata, que abre sus puertas este martes en Tokio.

La muestra, titulada "Isao Takahata: una leyenda en la animación japonesa" y dividida en cuatro partes, se dejó ver a la prensa un día antes de su debut público en el Museo Nacional de Arte Moderno de la capital japonesa (MOMAT), en una visita de poco más de una hora, un tiempo insuficiente para apreciarla concienzudamente.

Organizada por el MOMAT junto a la cadena pública NHK y el estudio cinematográfico Studio Ghibli, que Takahata cofundó en 1985 junto a su amigo y reputado cineasta Hayao Miyazaki, la exposición recibe al visitante con un resumen de la filmografía del fallecido director y una instantánea sonriente de ambos referentes de la animación.

La retrospectiva recoge materiales inéditos como notas del autor, pero también contenidos realizados por los creadores que trabajaron junto a él en la creación de sus obras: animadores, diseñadores de personajes, directores artísticos, compositores...

"La animación es un trabajo en equipo, surge de la colaboración de muchos creadores. Takahata era el director de todo ello", explicó en declaraciones a Efe el comisario de la exposición, Katsuo Suzuki.
El animador "tomaba notas sobre lo que quería crear, sus ideas, que cambiaban a medida que trabajaba con su equipo, incluso el estilo de las películas evolucionaban (...). Creo que esta exposición muestra esa maravilla", dijo Suzuki.

La primera parte de la muestra está dedicada al primer filme que dirigió Takahata, "The Little Norse Prince" (Las aventuras de Horus, príncipe del Sol, 1968), que contó con Miyazaki como responsable de animación y de la que se muestran guiones gráficos, fotogramas y otros materiales que empapelan las paredes y llenan vitrinas.

Hasta allí se ha trasladado un escritorio del director sobre el que se pueden ver bocetos y notas manuscritas sobre la película, las únicas imágenes aptas para ser inmortalizadas en detalle en foto y vídeo, dado que el contenido de la obra cuenta con unas reglas estrictas de difusión sujetas a derechos de autor.

Intentando ser fiel al mimo que el director japonés puso a los escenarios de sus películas, las estancias de la exposición están decoradas al detalle, con un amarillo claro e hileras de bocetos en la sección dedicada a "Panda Kopanda" (La Aventura de Panda y sus Amigos, 1972) o un azul cielo para "Heidi" (1974).

"Takahata tenía predilección por los fondos, se convertían en un protagonista más (...). Muchos artistas dicen que gracias a Takahata esos paisajes se convirtieron en auténticas pinturas. Ese es uno de los aspectos que destaca la exposición", explicó su comisario.

Como muestra de ello se exponen multitud de escenarios de los Alpes e incluso una maqueta de grandes dimensiones de la cabaña en las montañas de Heidi, el abuelo y Niebla, o un álbum de fotografías de lugares reales que el equipo de "La tumba de las luciérnagas" (1988) realizó durante su "caza de localizaciones" para la película.

El visitante también puede ver escaletas hechas a mano, partituras o instantáneas durante la juventud y madurez del director, fallecido a los 82 años el 5 de abril de 2018 por un cáncer pulmonar.
"El trabajo de Takahata no sólo se limita a la animación: arte, literatura, cine, música... se extiende a muchos ámbitos", señaló Suzuki, que ha buscado que todas ellas quedaran retratadas. También el mayor número posible de obras, desde Horus hasta la más reciente "El cuento de la princesa Kaguya" (2013), imagen de la muestra.

Suzuki considera que su generación, que "creció viendo los trabajos de Takahata, debe transmitirlos a las nuevas generaciones".

Para el conservador del MOMAT, lo mejor que deja Takahata es haber trabajado en la animación "con dedicación y haber sido capaz de crear una obra tan abundante" abordando sus obras desde una perspectiva cotidiana, con "protagonistas que mientras viven el día a día descubren muchas cosas y sienten alegría y tristeza".

La exposición abrirá sus puertas al público este martes 2 de julio y podrá visitarse en el MOMAT hasta el próximo 6 de octubre.

EFE / EB