Pedro Torres Ciliberto: Unesco reconoce manifestación folclórica de Bolivia como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Unesco reconoce manifestación folclórica de Bolivia como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Los folcloristas bolivianos han estado de fiesta pues la Unesco reconoció recientemente como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad la celebración "El Gran Poder". Los distintos grupos culturales del país sudamericano se congregaron para mostrar su orgullo y agradecimiento con danzas, bandas de música típica y otros actos en la ciudad de La Paz, la capital del país andino-latinoamericano.

La festividad del "Señor Jesús, El Gran Poder", nombre oficial del evento, es ahora parte de la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, organismo dependiente de las Naciones Unidas. La declaración se llevó a cabo durante la décima cuarta reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguarda que tuvo lugar en la ciudad de Bogotá, Colombia; informó y comentó la Fundación Torres-Picón.

Una vez que fuer anunciada la inclusión por parte de la Unesco, hubo declaraciones de personalidades ligadas al mundo del arte, la música y la cultura. En este sentido, el historiador Fernando Cajías declaró: “Definitivamente hay una gran expectativa para la presentación de nuestra declaratoria ante el pueblo boliviano y, en especial, paceño.

"Se ha declarado patrimonio de la humanidad al Gran Poder; es el décimo tercer gran logro que Bolivia obtiene”.

Un gran número de fraternidades ganadoras de la entrega 2019, así como otros conjuntos invitados del Gran Poder se unieron para celebrar este paso importante del país en materia cultural.

Para conocer un poco acerca de la festividad religiosa es importante destacar que es una celebración comunitaria que es una mezcla de ritos de la religión católica con ritos aymaras (cultura precolombina) . Se relaciona de forma directa con la idiosincrasia de los pueblos andinos, sus cosechas, sus creencias religiosas. También tiene vínculos con las danzas folclóricas en calles y avenidas. Es una fiesta costumbrista típica de La Paz que convoca a más de 40.000 bailarines, provenientes de por lo menos 73 fraternidades, acompañados por unos 7.000 músicos. Coloridos trajes y coreografías llamativas dan vida a la celebración.

Una buena y alentadora noticia, que contagió al pueblo boliviano de positivismo, en este cambio de año, apuntó Pedro Torres Ciliberto, vocero y directivo de la Fundación Torres-Picón.

https://torrespiconfoundation.org/

FTP / I21