Veruska Ljubisavljevic “Yo no me iba a detener”

Veruska Ljubisavljevic “Yo no me iba a detener”

La varguense ya tiene su anécdota en la historia de los concursos de belleza venezolanos, por cuanto puso en jaque la realización del Miss Venezuela de este año, cuando demandó a la organización que no quería enviarla al Miss Mundo, aun cuando ella se había ganado ese puesto en 2017

Para cuando estas líneas salgan publicadas, ya Veruska Ljubisavljevic estará en China, atendiendo las primeras actividades con miras a la elección de Miss Mundo, la cual se realizará el 8 de diciembre.

Independientemente de lo que suceda con ella en ese compromiso, la varguense ya tiene su anécdota en la historia de los concursos de belleza venezolanos, por cuanto puso en jaque la realización del Miss Venezuela de este año, cuando demandó a la organización que no quería enviarla al Miss Mundo, aun cuando ella se había ganado ese puesto en 2017.

Además de la cantidad de maletas y de equipaje, ¿qué se lleva al Miss Mundo?

Aunque no lo creas me llevo muchas cosas religiosas que tienen mucho peso emocional para mí: una Virgen, estampitas que me ha regalado mi mamá, una piedra de la suerte. No se trata de superstición, sino arraigo a sus cosas. Llevó también los vestidos, zapatos, maquillaje, mentol para los pies y el libro Un sirvengüenza de siete suelas, de Ángela Becerra.

¿En algún momento se planteó la posibilidad real de que no pudiera ir al Miss Mundo?

En ese momento me cambió la vida: abandonas y sigues adelante, o luchas y recuperas tu puesto. Eso fue lo que hice. Yo no me iba a detener. Mi mamá me enseñó que Dios te dio dos manos, dos brazos, dos oídos y la capacidad de luchar y buscar la justicia.

Será recordada como la miss que armó polémica…

Como la Miss que demandó. ¿Por qué no buscar la justicia? Por qué me iba a quedar callada si todo era una injusticia. Siempre estuve clara que quería seguir. Salimos victoriosos y ahora vamos con todo.

La prueba de talento es con un tema de Simón Díaz.

Estoy muy feliz por eso. Llevo un especial de Mi querencia, que la voy a cantar y bailar con un vestido muy aparatoso, pero a la vez maravilloso de Wilfrido Camacho.

Fuente: UN

IR