Tercera fuerza en Aragua: “Ni la continuidad de lo que hay ni el regreso a lo que había”

Usted se define como candidato independiente, sin embargo el país está polarizado entre gobierno y oposición. ¿Hay cabida para otra opción distinta?

- Nos quieren poner a elegir entren un socialismo empobrecedor y el retorno de los políticos del pasado. Dividir políticamente a Venezuela entre gobierneros y oposicionistas es una absurda simplificación que deforma la realidad. La verdad es que desde hace más de una década los venezolanos presenciamos una pugna por el poder entre los que defienden un dogma ideológico marxista y aquellos que sólo representan los intereses de las organizaciones políticas a las que pertenecen. Ambos sectores son minorías, y así lo dicen las encuestas, sólo que son unas minorías muy agresivas y ruidosas. Esta confrontación inútil ha separado a nuestro pueblo levantando un muro de intolerancia y extremismo. La polarización que tratan de imponer lo que hace es enmascarar una gigantesca pobreza de ideas.

Pedro Elías, ¿Qué es lo que en su opinión desea la mayoría de la gente?

- La gente quiere una alternativa distinta, una alternativa independiente que pueda sacudirse la polarización. Fíjate que Hugo Chávez ganó las elecciones en 1988 representando una opción independiente a los partidos políticos tradicionales que se habían turnado en el poder por décadas. Estas opciones siempre han tenido una audiencia muy amplia en Venezuela. Ahí están los casos del fenómeno de Uslar Pietri en 1963, del voto perezjimenista y de Miguel Ángel Bureli Rivas en 1968, del malogrado Renny Ottolina en la década de los 70 del siglo pasado y más recientemente de Jorge Olavarría, de Vladimir Gessen y de Andrés Velásquez. Todos ellos obtuvieron enormes votaciones más allá de la polarización adeco -copeyana, pero el bipartidismo los asfixio con aquello de “acta mata voto”. En definitiva podemos discutir qué es lo que quiere la gente, pero lo que no está en discusión es lo que no quiere. La gente no quiere ni la continuidad de lo que hay, ni el regreso a lo que había. Esos son los llamados ni-ni.

¿Cuáles son sus propuestas? No es suficiente presentar su nombre a los electores diciendo simplemente que es independiente y criticando a los otros...

- Eso es verdad, no es suficiente. En tal sentido sostengo que es menester cambiar el rumbo del país. Evitar que nuestra riqueza petrolera continúe, en lo interno, puesta al servicio de un proyecto de hegemonía ideológica y personal, y que en lo externo, financie costosos regalos y favores económicos a distintos países con el propósito de obtener una influencia internacional que nos resulta altamente onerosa. Se requiere impedir que se sigan tomando decisiones tan escandalosas como la irresponsable venta de petróleo a futuro o la utilización de nuestras reservas petrolíferas como forma de garantía para conseguir financiamiento externo. El gobierno, no satisfecho con haberse gastado la bonanza petrolera de los últimos años, ahora pretende comprometer los recursos petrolíferos que aun están en nuestro subsuelo para convertir la renta petrolera del futuro en la renta petrolera a consumir en el presente, lo cual constituye un suicidio económico
En tal sentido planteo el proyecto “Petróleo para el Pueblo”. Consiste en asignar directamente a cada venezolano mayor de 18 años, títulos de participación y/o Bonos Populares Petroleros, de carácter intransferible, que le permitan disfrutar de los beneficios económicos que produce la renta petrolera, la cual le pertenece a la nación y no a los gobiernos de turno. Invocando el artículo 311 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el cual señala que la riqueza del subsuelo debe propender a financiar la salud, la educación y la inversión real productiva, propongo llevar al parlamento el Proyecto de Ley Orgánica de Democratización de la Renta Petrolera para crear un sistema universal de seguridad social financiado con los ingresos que cada venezolano recibirá proveniente del negocio de los hidrocarburos. Estos ingresos se utilizarán para crear un vasto fondo de ahorro nacional destinado a un sistema de fondos de pensiones o de retiro personal de capitalización individual, para cada venezolana mayor de edad, sin excepción, a fin de que pueda acumular recursos y contar en el futuro con el amparo de una pensión digna al momento que arribe a la edad de su retiro laboral, ya sea ama de casa, taxista, desempleado, trabajador dependiente o por cuenta propia, del componente formal o informal de la economía. Esto ya se ha hecho en otros países petroleros como Noruega o en la región petrolera de Alaska en EE.UU.

¿Esta propuesta sería una alternativa viable apara crear un sistema de seguridad social o de pensiones en el país?

- En estos momentos el sistema de pensiones en Venezuela es de muy limitada cobertura ya que sólo ampara al 30% de la población económicamente activa. Sólo 3 de cada 10 venezolanos que se encuentran ocupados o desempleados están asegurados, y sólo 2 de cada 10 de aquellos que están en edad laboral. De esta forma tenemos 9 millones de compatriotas que no gozan de ninguna protección previsional para cuando lleguen su vejez, en el primer caso, y 16 millones en el segundo.
Otro de los problemas graves de la seguridad social en nuestro país es que en las actuales condiciones el sistema de pensiones es muy difícil de financiar ya que la mitad de la población apta para laboral está en la informalidad económica, subempleada o simplemente desempleada, por lo que no cotiza, lo que impide tener una cantidad de asegurados significativa que puedan contribuir para financiar buenas pensiones a los viejitos. En este momento hay sólo 2 personas que trabajan y cotizan para garantizar la pensión de un asegurado del IVSS, cuando se necesitan, por lo menos, de 6 por cada pensionado para sostener el sistema. “Por esa razón el monto de las pensiones es bajo y apenas alcanza el salario mínimo. Pero con el proyecto de Ley que estamos proponiendo podemos solucionar este problema.

En relación a la salud pública, que también forma parte de la seguridad social, qué propone usted...

- Propongo también transferir directamente la parte de la renta petrolera que le corresponde a cada venezolano para que con esos recursos pueda pagar cada año un seguro médico familiar privado con cobertura de HCM, medicamentos, consultas, exámenes y atención pediátrica. “Esto se puede hacer con apenas 9 mil millones de dólares al año que es sólo una tercera parte del ingreso fiscal petrolero. De esta forma triplicaríamos lo que gasta actualmente el gobierno en salud pública.

Se habla de la actual crisis que vive nuestra economía, pero durante este gobierno hubo varios años consecutivos de crecimiento económico y mejoró el ingreso y el consumo de las personas, tal y como reporta el INE y varios organismos internacionales como la CEPAL ¿Qué nos puede decir al respecto?

- En los últimos 12 años, contando con un fabuloso ingreso fiscal petrolero de casi 300 mil millones de dólares, la producción por habitante cayó casi 10%, mientras que el consumo por habitante creció casi 40%. La forma de compensar este fenómeno ha sido mediante masivas importaciones, subsidiada en gran parte con la renta de los hidrocarburos, las cuales pasaron de 10 mil millones de dólares en 2004 a casi 50 mil millones en el día de hoy. Es decir, tenemos una sociedad que consume sin producir, lo cual conduce al empobrecimiento. Con la caída de la renta petrolera en un 42%, según reporta PDVSA, los dólares para importar las cosas que no se producen en el país son ahora muy escasos. Con un aparato productivo interno postrado, el resultado es escasez, desempleo y aumento del costo de la vida, lo que hace que empiece ahora el ciclo de retroceso de los niveles de consumo, tal y como lo reporta el BCV al indicar que el descenso en el consumo privado de 3,3% en 2009 y de más de 7% en lo que va de 2010. Olvidamos que la riqueza que gastamos a corto y largo plazo está condicionada con la riqueza que se produce.

¿El socialismo del siglo XXI es distinto o es diferente al socialismo del siglo XX? ¿Socialismo es distinto a comunismo?

- Ya el Sumo Pontífice de la religión marxista, llamado Fidel Castro, pontificó muy claramente en este sentido y dijo que socialismo y comunismo constituyen lo mismo. En todo caso los hechos demuestran que estamos repitiendo el fracasado modelo socialista al estilo soviético. La URSS sustentó su desarrollo económico en dos factores; el primero, en la posibilidad de disponer de abundante mano de obra semi-esclava y el segundo, en su condición de nación productora y exportadora de petróleo. Efectivamente, a partir de 1945 la producción petrolera en esa nación se incrementó significativamente y contribuyó a mantener el socialismo. Sin embargo a partir de los años 80 del siglo pasado, la producción petrolera soviética comenzó su declinación y en 1991 la URSS se desintegró. Luego de aquel espectacular crecimiento inicial, vino la debacle como resultado de las políticas económicas socialistas que le permitieron al Estado, apuntalado en su condición de dueño del recurso y la industria petrolera, liquidar al sector privado y asumir el total control de las empresas y la agricultura.

¿Se hace con el petróleo en Venezuela algo similar a lo que se hizo con el petróleo en la extinta URSS?

- Sí. Algo similar sucede hoy en la Venezuela socialista. El Estado venezolano utiliza la renta petrolera para acabar con la economía privada y concentrar en manos del gobierno, a través de las expropiaciones, toda la propiedad sobre los medios productivo que sea posible. Al igual que en la URSSS, nuestra industria petrolera merma su capacidad de producción, de inversión y decae su desempeño gerencial. Según informa el BCV, el volumen de los barriles de crudo exportados por PDVSA en el segundo semestre de este año cayó en un 19%. Igualmente la deuda de la estatal petrolera supera al día de hoy el monto de su patrimonio, cosa que no había sucedido nunca. En otras palabras, PDVSA tiene más pasivos que activos, lo cual desafía ese axioma económico que dice que el mejor negocio del mundo es una empresa petrolera bien administrada y el segundo mejor negocio una empresa petrolera mal administrada.
El socialismo, por definición, trata de aumentar el consumo de la población pero en perjuicio del capital existente. Es decir, pan para hoy y hambre para mañana. La consecuencia de todo esto es que crece temporalmente la demanda y cae la oferta de bienes y servicios, es decir los niveles de producción,. Tal fenómeno hace que pronto los ingresos de la población empiecen también a caer, como ya empezó a verse con la merma del poder adquisitivo y del consumo privado. Si cae la producción, no se genera nueva inversión, se pierden puestos de trabajo o se dejan de crear más fuentes de empleo, al tiempo que se genera escasez y aumenta el costo de la vida, lo que termina muy pronto afectando el consumo. El socialismo crea una sensación de prosperidad efímera para luego sumirnos en la pobreza, esa es su tendencia inexorable.

Usted coincide con muchos economistas que repiten incesantemente lo mismo, pero, la pregunta es: ¿se puede revertir esta situación y cómo hacerlo?

- Claro que se puede. Es necesaria una iniciativa legislativa para convertir a las destruidas zonas industriales de Aragua y de otras regiones del país en Zonas Especiales para el Fomento de la Economía Libre (ZEFEL), tal y como han hecho en China bajo la filosofía de “un país dos sistemas”. Con esta propuesta se recuperará la producción y se generarán miles de puestos de trabajo en corto tiempo. La idea es crear condiciones positivas para la inversión de capital en Aragua y convertir a la entidad en un gran centro internacional y nacional de negocios. Para ello se deben garantizar los derechos de propiedad a los inversionistas, libertad cambiaria con libre acceso a los dólares para las importaciones que se requieran para producir, eliminación de la permisología que dificulta la creación de nuevas empresas, libertad de contratación laboral y exoneraciones fiscales o tributarias. Los trabajadores mantendrán sus garantías sociales, contratación colectiva, libertad sindical y absoluta seguridad en sus condiciones de trabajo.

Los analistas consideran que el control cambiario y la restricción de los dólares por parte del gobierno es una de las causas de la actual caída económica...

- Con el control de cambio funciona la ley del embudo, lo grueso para el gobierno y lo angosto para los ciudadanos, ya que las importaciones del sector privado disminuyeron un 23% durante el segundo trimestre de 2010, mientras que las que realizó el sector público aumentaron en casi un 80%. Esto quiere decir que se establece un régimen de racionamiento de divisas que estrangula la economía privada y privilegia al Estado. La consecuencia es 5 trimestres consecutivos de caída del Producto Interno Bruto, pero sobre todo del comercio y del manufacturero, los cuales constituyen el 30% del PIB total.

Según el gobierno el control de cambio se justifica para evitar la fuga de capitales...

- Es absolutamente incomprensible que el gobierno establezca un control de cambio para evitar la fuga de capitales del país, cuando es el propio gobierno el primero que estimula esta fuga de capitales al restarle solidez al bolívar y emitir bonos de deuda pública nominados en dólares y pagaderos en bolívares, con lo cual hacen negocios u obtienen divisas baratas para las importaciones de unos pocos privilegiados.
En casi 12 años del presente gobierno, según las cifras del BCV tomadas de la balanza de pagos, han salido del país capitales equivalentes a unos 123 mil millones de dólares. Durante el tiempo que no hubo control de cambio en la actual administración, es decir en los años 1999, 2000, 2001 y 2002, el promedio anual de salida de divisas fue de 7 mil millones de dólares, mientras que desde el 2003, cuando se inició el control cambiario, y hasta el 2009, anualmente salieron del país más de 13 mil millones de dólares, casi el doble. El racionamiento de divisas no ha evitado la salida masiva de capitales.

¿Usted propone levantar el control de cambio?

- Sí. Estas medidas de controles cambiarios, tarde o temprano empobrecen a la población ya que alejan las inversiones extranjeras y reduce la inversión privada nacional, lo cual afecta el crecimiento económico del país, lesiona el aparato productivo interno, se pierden puestos de trabajo o se dejan de crear nuevas fuentes de empleo. Igualmente genera inflación y escasez. En tal sentido en la próxima Asamblea Nacional es menester adelantar un proyecto de Ley de Libertad Cambiaria. Los ciudadanos tienen el legítimo derecho a decidir en qué moneda quieren tener su riqueza o sus ingresos por grandes o pequeños que éstos sean, pero sobre todo tienen derecho a proteger su patrimonio frente a la pérdida de valor del bolívar adquiriendo una moneda fuerte. Mediante esta iniciativa legislativa, se puede crear un mercado cambiario libre y transparente para que tanto las personas como las empresas puedan convertir bolívares a dólares o a cualquier otra divisa extranjera sin ninguna restricción y a un tipo de cambio estable.

YU

Categoria: