Nueve cosas que no hay que usar en un avión

Zapatos incómodos o complicados

Es esencial estar listo para pasar horas en los aeropuertos, hacer colas estar de pie y correr si hay que hacer una conexión de vuelos. Léase, olvida los tacones y vuelve a tu estatura original. Cuando llegues a tu destino, tendrás los pies menos inflamados y mejor ánimo para volver a las alturas de los estilettos. Tampoco es buena idea usar zapatos que requieran de mucho tiempo para ajustar porque tienen mil tiras o dos mil hebillas. Recuerda que hay que pasar controles de seguridad. Lo mejor es usar un calzado cómodo y práctico que no se conviertan en un problema en el aeropuerto.

Ropa de tejido sintético que no transpire

Los tejidos que no transpiran retienen el sudor en la piel cuando las temperaturas suben un poco y dificultan la circulación del aire. Ir sudado en no es muy cómodo para ti ni para tus compañeros de fila en el avión. Un tejido sintético dentro de un avión es como el asfalto bajo el sol.

Ropa ajustada

Al peligro de trombosis profunda que se genera por pasar muchas horas en la misma postura en un avión (conocido como el síndrome de la clase turista) se le añade otro riesgo, llevar ropa demasiado ajustada. En general debe evitarse cualquier ropa que te deje marcas en la pie, una señal de que se puede estar restringiendo el paso de la sangre por esa zona. Los calcetines de compresión pueden ser una buena solución para los pasajeros que ya tienen un problema previo de circulación sanguínea. A lo que debe añadirse, dar pequeños paseos por el avión durante los vuelos largos.

Lentillas

El aire en la cabina del avión suele ser muy seco (normalmente tiene entre un 10% y un 20% de humedad relativa). Las lentillas pueden ser muy incómodas de llevar en ese ambiente tan seco. Es recomendable llevar un par de gafas de repuesto, en caso de que te las tengas que quitar durante un viaje.

Perfumes muy fuertes

Tus compañeros de fila no tiene que aguantar tu perfume. Hay gente que se marea, otras que son alérgicas a los olores sintéticos, y otros a los que sencillamente puede no gustarle el olor. Lo mejor es abstenerse y dejar la colonia para cuando aterricemos.

Ropa de verano

Las temperaturas en un avión son muy variables, y lo ideal es llevar varias capas de ropa para poder adaptarte. Si solo llevas ropa de verano, puedes helarte por el camino, y no siempre hay mantas para todos los pasajeros. Además, mientras más ropa lleves encima, menos peso llevarás en la maleta.

Fuente: Hoymujer

EA

Categoria: